21-04-2020 / 14:40 h EFE

Médicos sin Fronteras (MsF) ha enviado voluntarios a una treintena de residencias en toda España, y ha contactado con otras 50 para asesorarles y ayudarles a superar su ca situación tras la muerte, en todos los geriátricos españoles, de más de 10.000 de sus internos y los contagios de muchos miles más.

"Las residencias son los sitios más afectados en esta epidemia desde el inicio y muchas veces no han obtenido los recursos y el apoyo necesarios. Tanto residentes como gente que trabaja allí han sufrido muchísimo, han perdido ancianos, tienen muchos afectados y mucho personal de baja", ha resumido Esperanza Santos, referente médico de MsF en las residencias de Castilla y León.

La organización, que tiene su sede española en Barcelona, ha resaltado que muchos ancianos "han muerto solos, asustados y angustiados en residencias, hospitales y hogares sin poder despedirse de los suyos, sin haber podido hablar con sus familias durante su enfermedad".

"Los más vulnerables en esta epidemia son nuestros mayores; por tanto, merecen mayor atención, y de forma urgente. Son los que necesitan más protección y no deben ser excluidos ni discriminados por edad", ha señalado Nicholas Papachrysostomou, coordinador de la respuesta de MsF en Barcelona.

En sus visitas a los centros geriátricos, los equipos de Médicos Sin Fronteras han constatado "situaciones preocupantes", con falta de personal, que causa baja cuando cae enfermo, y escasez y tardanza en llegar de materiales de protección adecuados, "que muchas veces no llegan acompañados de la formación necesaria para su utilización".

MsF también ha denunciado la carencia de personal médico para residentes que necesitan cuidados especializados, pero que permanecen en las residencias por el desbordamiento en los hospitales.

"La necesidad urgente de medidas de prevención del contagio y protocolos de desinfección a los que no están habituados; la ausencia de test fiables que permitan gestionar la distribución de los residentes a partir de datos fiables; la preocupación de las familias que vuelcan sus temores y su incertidumbre en infinitas llamadas de teléfono", son los problemas que ha detectado MsF.

La organización ha desplegado un operativo para asesorar a muchos geriátricos sobre cómo afrontar un alto número de enfermos de COVID-19, dando formación a su personal en el manejo de equipos de protección personal e higiene, y diseñando circuitos para reducir el riesgo de propagación del virus.

Los especialistas de MsF están haciendo un rediseño del espacio para que las personas positivas de COVID-19 y los casos asintomáticos permanezcan en áreas separadas, y también redefinen dinámicas y movimiento, tanto del personal como de residentes, para que no haya riesgo de contagio entre unos y otros.

La coordinadora de la Intervención de MsF en residencias de mayores en España, Ximena di Lollo, ha abogado por que estos momentos se considere a las residencias "parte esencial del sistema de salud".

"El manejo de la situación en las residencias tiene que abordarse desde una gestión integral y unificada de la epidemia, como parte esencial de la respuesta de urgencia del sistema de salud. MsF impulsa la gestión de las residencias bajo un mando único, apoyando la coordinación a autoridades sanitarias, de trabajo y bienestar social, ayuntamientos y sector privado", ha aclarado Di Lollo.

"La principal sensación que sentimos cuando visitamos residencias, tanto del personal como de los residentes y de las familias con las que hemos tenido contacto, es una tremenda angustia, mucho miedo y una enorme sensación de incertidumbre", ha explicado Di Lollo.

La coordinadora de MsF ha recalcado que "las personas mayores tienen tanto derecho como cualquier ciudadano a recibir tratamiento específico, urgente, digno y de acuerdo a sus necesidades".

"Llegado el momento, hay que asegurar que los mayores en situación crítica sean acompañados y atendidos por personal especializados en cuidados paliativos, ya sea en un domicilio, en una estructura sanitaria o en una residencia, con despedidas dignas entre familiares y paciente", ha agregado.

Para evitar más contagios y un trato digno a los pacientes, MsF promueve la separación de las residencias en dos grupos: uno para acoger a enfermos de COVID-19, y otro para residentes sanos o con otras patologías no COVID-19.

"Estamos hablando de gente que quizás no tiene experiencia con COVID-19, pero sí mucho conocimiento adquirido trabajando en residencias, gente con conciencia de lo que está pasando, que han perdido a personas sin poder permitir una despedida con sus familiares", según Papachrysostomou.

"Ver una persona llorando, y además en España, donde es la primera vez que estamos trabajando así, y no poder controlarse es una experiencia muy fuerte para nosotros", ha agregado el coordinador del equipo de MsF en Barcelona.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD