22-04-2020 / 17:01 h EFE

La Conselleria de Economía Sostenible ha resuelto, a fecha 20 de abril, 51.078 expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) presentados en la Comunitat Valenciana desde el estado de alarma, lo que supone casi el 84 % del total y afectan al 73 % de los trabajadores.

La crisis sanitaria por la pandemia de la COVID-19 ha provocado una situación sin precedentes en la autoridad laboral ya que en un año se solían recibir alrededor de 1.000 peticiones de ERTE y ahora, en solo un mes la Dirección General de Trabajo ha resuelto tantos expedientes como en 59 años, según un comunicado de la Generalitat.

En el periodo comprendido entre el 14 de marzo y el 20 de abril se han solicitado un total de 61.428 expedientes de regulación temporal de empleo que afectan a 366.596 trabajadores.

El conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, ha señalado que el objetivo "está siendo agilizar al máximo el proceso y que las personas trabajadoras afectadas en la Comunitat puedan percibir cuanto antes las prestaciones por desempleo".

"Por ello quiero poner en valor el trabajo ingente de la dirección general y de las direcciones territoriales ya que estamos cumpliendo con los objetivos marcados desde que se decretó el estado de alarma", ha incidido.

Climent ha explicado que para ello, desde la Conselleria se han emprendido un conjunto de iniciativas, entre ellas, el refuerzo de la plantilla del Servicio de Regulación de Empleo en 30 personas, la agrupación y sistematización de solicitudes homogéneas y la ampliación del plazo de contestación de las solicitudes y evitar el silencio administrativo.

Una vez se recibe una petición de ERTE, la Dirección General debe constatar la fuerza mayor alegada por en la solicitud y emitir la resolución estimatoria o desestimatoria para que el Servicio de Empleo Público Estatal, SEPE, reconozca las prestaciones a las que tienen derecho los trabajadores y se apliquen la exoneración de cuotas a las empresas.

El establecimiento del estado de alarma el pasado 14 de marzo determinó el cese de actividad en multitud de sectores considerados como no esenciales y tuvo como consecuencia el cierre de miles de establecimientos y la regulación del empleo de cientos de miles de personas trabajadoras.

Del análisis de los datos se observa que el tejido productivo valenciano queda reflejado que el mayor número de resoluciones lo acumula el sector servicios con el 88,9 % y con el 80,5 % del total de las personas trabajadoras afectadas. La industria representa el 5,4 % de las solicitudes y el 14,7 % de los trabajadores.

También por el tamaño de las empresas se observa la misma característica, el 90,5 % de las resoluciones corresponden a empresas de menos de 10 personas empleadas y el 8,8 % de entre 11 y 50 trabajadores.

Por medida regulatoria propuesta, la suspensión de contratos es la opción mayoritaria, seguida por la reducción de jornada y la combinación de ambas, la extinción colectiva no es significativa.

Si se atiende a la causa, la fuerza mayor ha sido el origen del 98,4 % de los expedientes y su descenso en el número de solicitudes coincide con el ascenso de las causadas por razones económicas y productivas, cuyo mayor incremento se producirá, probablemente, a partir del cese del estado de alarma, según las fuentes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD