24-04-2020 / 17:00 h EFE

El Gobierno del Reino Unido admitió este viernes que el progreso logrado en la segunda ronda de negociaciones con la Unión Europea (UE) sobre su futura relación tras el Brexit ha sido "limitado".

Un portavoz del Ejecutivo británico lamentó que la oferta que ha puesto sobre la mesa Bruselas para regular el comercio de bienes entre ambos lados del canal de la Mancha se "queda muy corta" respecto a otros acuerdos de libre comercio que la UE ha firmado con otros "países soberanos".

Esa circunstancia "reduce significativamente el valor práctico de la aspiración compartida de establecer cero cuotas y cero tarifas", afirmó ese portavoz en un comunicado tras la conclusión de la ronda negociadora, que empezó el martes y se ha llevado a cabo por videoconferencia.

El Reino Unido constata además que existen "diferencias de principio significativas" en otras áreas.

En particular, Londres advierte de que no se dan las circunstancias para variar su posición en cuanto al llamado "level playing field" ("campo de juego en igualdad de condiciones", en inglés), la condición que demanda Bruselas para asegurarse de que las empresas británicas siguen unos estándares comunes y no obtienen ventajas competitivas.

El Gobierno británico tampoco ve posible por ahora hacer concesiones en cuanto a las "provisiones de gobernanza", un apartado que incluye aspectos como el cumplimiento de las disposiciones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), regulaciones sobre cambio climático y la Convención Europea de Derechos Humanos, entre otros asuntos.

"No se harán progresos" en esos dos ámbitos "hasta que la UE abandone su insistencia en imponer condiciones al Reino Unido que no se encuentran en otros acuerdos comerciales de la UE y que no tienen en cuenta el hecho de que hemos abandonado la UE y somos un estado independiente", afirmó el portavoz británico.

En cuanto a los arreglos pesqueros, Londres lamenta que la UE "aparentemente" pide que el Reino Unido acepte "la continuidad de las cuotas actuales".

"Solo haremos progresos en este punto si aceptamos la realidad de que el Reino Unido tendrá el derecho a controlar el acceso a sus aguas al final de este año", agrega el Gobierno británico.

El comunicado subraya que el país mantiene su objetivo de alcanzar un acuerdo de libre comercio con la UE y espera que la siguiente ronda de negociaciones, que comenzará el 11 de mayo, sea "constructiva".

El Reino Unido ha recalcado que no tiene intención de solicitar una prórroga al periodo de transición del Brexit más allá del 31 de diciembre, la fecha prevista para que el país quede desligado de las estructuras comunitarias, una extensión que se debe pedir antes de julio.

Si se llega al final de este año sin un pacto entre Londres y Bruselas, se produciría un escenario similar al de un Brexit sin acuerdo, en el que las relaciones comerciales se basarían en las normas genéricas de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y la colaboración en numerosos ámbitos quedaría suspendida.

El negociador jefe de la UE para el Brexit, Michel Barnier, afirmó hoy en una rueda de prensa que "el reloj está corriendo" y que es necesario que se produzcan "progresos genuinos" antes de que termine junio.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD