24-04-2020 / 20:20 h EFE

A las afueras de la Ciudad de Panamá el barrio indígena Koskuna está bajo un cerco sanitario. De sus 3.000 habitantes, casi todos de la etnia guna, 117 están infectados de COVID-19, la enfermedad que ha causado 146 muertes en todo el país, y las autoridades realizan en esta comunidad costera hisopados a personas con síntomas y a sus contactos.

La semana pasada se detectó el brote del nuevo coronavirus en Koskuna, una comunidad de alrededor de 240 viviendas que tiene "características especiales, ya que en cada casa hay dos o tres familias", un hacinamiento que resulta explosivo para la propagación del COVID-19, comentó el director regional de Salud Metropolitana, Israel Cedeño.

"Debido al tipo de vivienda, cómo conviven estas personas y la cantidad de casos, se instaló el cerco" sanitario el pasado 17 de abril, dijo el funcionario, que aseguró que la situación en el lugar está "controlada".

De Koskuna, fundada hace unas dos décadas en la zona costera de Veracruz, situada en Pacífico panameño y muy lejos del Caribe autóctono de los guna, nadie entra ni nadie sale, constató este viernes Efe.

Agentes del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y del Servicio Nacional Aeronaval (Senan) custodian la entrada a esta comunidad de cinco calles, en la que se han instalado vallas de hierro.

Solo pasan funcionarios sanitarios que realizan hisopados a los vecinos con síntomas y sus contactos, y otros trabajadores de sectores esenciales como el aseo urbano.

"Muchos de los casos positivos ya están en hoteles, se le está dando un seguimiento férreo, casa por casa”, apuntó el director regional de Salud, que cifró este viernes en 117 los casos confirmados de COVID-19 en esta comunidad.

En Panamá las autoridades están usando hoteles para albergar a pacientes de COVID-19 con síntomas leves, y hasta este jueves había en esas instalaciones 1.042 infectados del total de 4.393 que se encuentran en aislamiento domiciliario en todo el país.

Otros 356 enfermos del nuevo coronavirus estaban hospitalizados hasta el jueves en Panamá, 93 de ellos en las unidades de cuidados intensivos y el resto en salas, mientras que los recuperados sumaban 2.531.

BOLSAS DE COMIDA Y LIMPIEZA DE CALLES

Las mujeres guna ataviadas con su tradicional y colorida 'mola' y mascarillas azules se acercan a la valla para recoger las provisiones básicas que sus familiares les traen.

El Gobierno por su parte reparte semanalmente bolsas con alimentos no perecederos en el marco de su programa Panamá Solidario.

"Solo hay parte de la calle que está contaminada, no es toda la comunidad. Yo me dedico a limpiar las calles de la zona", dijo a Efe Alejandro Ayarza, unos de los residentes de Koskuna.

Tres días a la semana funcionarios limpian las calles con trajes blancos de bioseguridad para evitar que se propague el virus, que mantiene bajo estado de emergencia a Panamá, donde rige una cuarentena nacional indefinida desde el pasado 25 de marzo.

En Panamá existen cerca de 400.000 indígenas, que representan alrededor del 11 % de la población total y que se agrupan en 7 etnias principales: Emberá, Wounaan, Guna, Ngäbe, Buglé, Naso y Bri-Bri.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD