25-04-2020 / 0:00: h EFE

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, descalificó este viernes a su ahora exministro de Justicia Sergio Moro y negó haber intentado interferir en la actuación de la Policía Federal, de lo que el antiguo juez le acusó al anunciar su dimisión.

"Se habla de una interferencia mía en la Policía Federal, pero si puedo cambiar un ministro, por qué no puedo cambiar al director de la Policía Federal sin pedirle autorización a nadie", planteó el mandatario, quien, acompañado por muchos de sus ministros, afirmó que Moro probó que "tenía un compromiso con él mismo y no con Brasil".

Moro renunció a su cargo este viernes tras la decisión del jefe de Estado de destituir al comisario Mauricio Valeixo de la dirección de la Policía Federal, con la que estuvo en absoluto desacuerdo, y en su despedida insinuó que Bolsonaro pretendía "interferir" en la lucha contra la corrupción, a cargo de ese organismo policial.

Bolsonaro, quien se mantuvo en silencio sobre la renuncia de uno de sus principales y más populares ministros durante cerca de cinco horas, dirigió palabras durísimas a Moro, quien a su vez le había acusado de intentar obstruir la acción de la Justicia, lo que podría llevarle a un juicio de destitución.

"Una cosa es admirar a una persona y otra es convivir con ella", dijo Bolsonaro sobre Moro y agregó que le había anticipado a un grupo de parlamentarios que "hoy conocerían a una persona que tiene un compromiso con ella misma, pero no con Brasil".

Según Bolsonaro, "esa persona" intentaría "colocar una cuña" entre él y el "pueblo brasileño", lo que a su juicio se cumplió con las "acusaciones infundadas" proferidas por el exministro.

El mandatario recordó que Moro, quien se convirtió en una suerte de "paladín" de la justicia como responsable de la operación Lava Jato, que llevó a prisión a decenas de políticos y empresarios, no estuvo a su lado en la campaña para las elecciones de 2018, en las que se impuso en segunda vuelta.

"No quería valerme de su prestigio para ganar las elecciones", indicó, quien admitió que le garantizó a Moro "autonomía" en su cargo de ministro, aunque aclaró que eso no significaba darle "soberanía" en todas las decisiones.

Bolsonaro reveló que "con el tiempo" se fue "decepcionando" con Moro, sobre quien dijo que parecía estar más "preocupado con saber quien mató a Marielle" Franco, concejala de Río de Janeiro asesinada en 2018, que por investigar el atentado a cuchillo de que él mismo fue víctima durante la campaña electoral de ese mismo año.

El gobernante negó que haya obstaculizado la lucha anticorrupción o que haya intentado interferir en procesos que investigan supuestas irregularidades en las que habrían incurrido dos de sus hijos: el senador Flavio y el concejal de Río de Janeiro Carlos.

"Nunca pedí blindar a nadie de mi familia. Jamás haría eso", dijo visiblemente irritado, y agregó que desde que asumió el poder, en enero de 2019, "intereses poderosos se levantaron" en su contra por su decisión de "luchar contra un sistema" basado en la corrupción.

"Moro dijo que tiene un nombre que cuidar. Yo tengo a Brasil para cuidar" e "hice un juramento de dar la vida por mi Patria", afirmó.Lamentó también que Moro, como ministro de Justicia, se hubiera negado a tomar una posición en contra de las cuarentenas para frenar al coronavirus y frente a las restricciones a la circulación de personas impuestas por gobernadores y alcaldes, que el mandatario censura.

"Tenía que dar la cara" pero "su respuesta fue el silencio y se omitió", acusó Bolsonaro, quien insistió en una autoridad "no puede cercenar el derecho de las personas a ir y venir".

También dijo que el exjuez Moro, "lamentablemente, era un ministro lamentablemente desarmamentista", que se opuso a la liberación de la venta de armas y de municiones promovida por su Gobierno.

"Aquellos que están en el Gobierno tienen que estar conmigo", concluyó Bolsonaro, cuyo pronunciamiento fue acompañado en muchas ciudades de Brasil por sonoros cacelorazos, como los que se escuchan desde hace semanas en desaprobación a su gestión de la crisis causada por el coronavirus.

Asimismo, acusó al exmagistrado de estar dispuesto a aceptar el cese de Valeixo, siempre y cuando le fuese garantizada una plaza en el Tribunal Supremo de Brasil a finales de este año.

En Twitter, Moro desmintió al presidente y aseveró que esa nominación "nunca" fue puesta encima de la mesa "como moneda de cambio".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2022
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD