25-04-2020 / 19:30 h EFE

El doctor José Guerra, coordinador en el Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE) del Ensayo Clínico para la Prevención de la Infección por Coronavirus en Sanitarios (Epicos), ve en este "ambicioso estudio" una "buena oportunidad" para frenar la expansión de la pandemia.

El CAULE es uno de los 64 hospitales de toda España, siete de ellos ubicados en la comunidad de Castilla y León, que pondrá a prueba la primera terapia preventiva del COVID-19 en aquellos que están en la primera línea de respuesta contra una pandemia causada por el virus SARS-Cov-2, que solo en este país ya ha dejado un rastro de más de 22.500 fallecimientos y casi 203.000 casos.

Cerca de medio centenar de médicos, enfermeros, auxiliares, técnicos de radiología y laboratorio, farmacéuticos y celadores leoneses participarán en un "ambicioso ensayo", el mayor de Europa, que alcanzará a un total de 4.000 profesionales de todo el país.

"El estudio, de carácter multicéntrico, plantea una profilaxis de la infección", ha explicado a Efe el doctor Guerra, el especialista en Medicina Interna de la Unidad de Enfermedades Infecciosas encargado de liderar su desarrollo en el CAULE apoyado por personal de Urgencias, Cuidados Intensivos y Neumología.

En la búsqueda de una estrategia para reducir los contagios, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha validado un ensayo promovido por el Ministerio de Sanidad, a través del Plan Nacional sobre el Sida, denominado Epicos (Ensayo Clínico para la Prevención de la Infección por coronavirus en Sanitarios).

Y lo ha hecho con el objetivo de testar la eficacia en el curso de 12 semanas -a las que se añadirán otras cuatro de seguimiento- de tres tratamientos en profesionales sanitarios en contacto con pacientes afectados.

En este sentido, según ha explicado Guerra, la investigación consta de cuatro brazos con un millar de participantes en cada uno de ellos.

"Un grupo de control recibirá hidroxicloroquina, un medicamento que se utiliza para tratar la malaria y enfermedades reumatológicas por sus propiedades antiinflamatorias; mientras que en otro se experimentará con los antirretrovirales emtricitabina y tenofovir, una combinación que se utiliza actualmente en el abordaje del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH)", ha indicado Guerra.

En el tercero se ensayarán ambos principios activos. Y todos ellos se compararán con un grupo placebo siguiendo las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El ensayo Epicos, liderado en España por los expertos en VIH/Sida Juan Berenguer (Gregorio Marañón), Santiago Moreno (Ramón y Cajal) y el leonés Esteban Martínez (Clínic de Barcelona), actual presidente de GeSIDA, tiene un diseño doble ciego al objeto de garantizar su validez científica: "Ni el paciente ni el investigador sabe qué intervención se ha hecho".

"Hay mucho interés en que los resultados estén lo antes posible, porque la necesidad de tener información de calidad y contrastada está ahí", ha admitido Guerra, que baraja el 1 de agosto como la fecha tope para dar a conocer las conclusiones de un ensayo sobre el que han depositado muchas esperanzas. Así, los primeros datos podrían estar en el plazo de un mes.

Los participantes se someterán a un test serológico para descartar que ya hayan desarrollado los anticuerpos contra el COVID-19, así como a un análisis mensual para evaluar la eficacia de cada una de las opciones.

"Tienen que ser voluntarios sanos", ha precisado Guerra, sin olvidar que "el hecho de que se desarrolle en el ámbito de la Atención Especializada y no en Atención Primaria responde a cuestiones puramente administrativas por el acceso a unos tratamientos que deben ser dispensados por los servicios de Farmacia Hospitalaria".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD