28-04-2020 / 18:41 h EFE

La consejera de Salud, Santos Induráin, ha insistido en que en Navarra "la herramienta referencial del diagnóstico" de COVID-19 es la prueba PCR, en cuyo uso ha anunciado un "salto cualitativo y cuantitativo", "en general a los pacientes sintomáticos y también en algunos grupos o situaciones", pero "desde una perspectiva epidemiológica".

Lo ha señalado en una comparecencia en el Parlamento foral, en la que Navarra Suma y EH Bildu, los dos grupos que no sostienen al Gobierno, han cuestionado sobre la realización de estas pruebas PCR, en el primer caso por entender que Navarra tiene capacidad de hacer muchas más si recurre a laboratorios que se han ofrecido, y en el segundo por apostar por un "testeo masivo" aunque cree "preocupante" que se permita hacerlo libremente a empresas privadas.

La consejera ha reconocido que la crisis sanitaria del COVID-19 es "un proceso de aprendizaje continuo para todos, en el que en cada momento se elige la mejor de las opciones posibles", aunque ha asegurado que desde el principio el departamento que dirige ha considerado que "una pata" debía ser el diagnóstico precoz de la enfermedad, y la otra "pata" deben ser los estudios de seroprevalencia.

Así, ha avanzado que el Departamento de Salud ultima una hoja de ruta sobre el sistema de detección y vigilancia del COVID-19 en Navarra de cara a la siguiente fase de transición a la desescalada que supone un "salto cuantitativo y cualitativo" en el uso de PCR y de test anticuerpos, tanto para el diagnóstico precoz de posibles nuevos contagios como para medir el nivel de inmunidad de la población navarra frente al virus.

Este planteamiento pasa por blindar la protección en espacios con alto riesgo o prevalencia del virus (hospitales, centros de salud, residencias o cárcel), intensificar estas pruebas en determinadas profesiones esenciales (sanitarios y sociosanitarios, entre otras) relacionadas con estos ámbitos, combinadas con chequeos amplios a personas asintomáticas, unos cribados que llegarán además a determinados pacientes dentro de la misma estrategia global.

Asimismo, se extenderán diferentes tipos de pruebas (PCR y test anticuerpos, según los casos) a nuevos colectivos clave para proteger a grupos vulnerables como, por ejemplo, cuidadores de personas mayores en domicilios.

Navarra, de esta manera, pondrá al servicio de esta estrategia toda la capacidad inmediata de sus laboratorios para realizar PCR (en su conjunto, pueden llegar a 6.000 al día) e incorporará en el sistema de detección y vigilancia epidemiológica nuevos test de anticuerpos para medir seroprevalencias y mejorar, también, el diagnóstico.

En este sentido, el Departamento de Salud complementará el estudio nacional de epidemiología iniciado esta semana (2.160 muestras) con otro en la propia Comunidad Foral.

En conjunto y hasta el momento, se han realizado en la Comunidad Foral más de 22.000 PCR y casi 13.000 test rápidos, cantidad que aumentará de modo significativo en los próximos dos meses, marco temporal de esta hoja de ruta, según su actual planteamiento.

Ha señalado que desde la semana pasada se están realizando pruebas PCR, de forma sistemática, a todo paciente que presente síntomas, tanto si llega desde centros hospitalarios como desde centros de salud, y se ha generalizado el uso de test rápidos a profesionales asintomáticos y a los más de 13.500 pacientes en su día diagnosticados como 'casos posibles' sin confirmación probada.

A partir de ahora, se plantea iniciar, de cara a la nueva fase de transición, una hoja de ruta que extiende e intensifica las pruebas de detección, mayoritariamente PCR (sistema utilizado para todos los y las profesionales sintomáticas y casos graves en una primera fase) más allá de estas situaciones y colectivos.

Según ha explicado la consejera Induráin, este impulso se debe a la constatación de que tanto los laboratorios públicos (Complejo Hospitalario de Navarra, Nasertic y Navarrabiomed) como los privados (Clínica Universidad de Navarra y CIMA) pueden responder ya, tanto técnica como normativamente, al incremento exponencial de PCR.

También a que se ha actualizado la estrategia de detección para dimensionar y ordenar este campo de las diferentes pruebas y así responder a nuevas necesidades y adoptar medidas a corto y medio plazo.

Según esta hoja de ruta, el objetivo es "minimizar el impacto de la pandemia en el estado de salud de la población, disminuyendo la morbimortalidad, así como el impacto económico y social, mediante una estrategia de utilización de test diagnósticos".

En concreto y en cuanto a los objetivos más específicos, la estrategia busca "confirmar de manera precoz la enfermedad, mediante la realización de PCR ante la aparición de síntomas compatibles con COVID-19, independientemente de la gravedad del cuadro clínico", según la consejera.

En el apartado destinado a la medición y registro de la evolución de la epidemia, Induráin ha indicado que se apuesta por utilizar diferentes instrumentos, sobre todo, distintos tipos de test serológicos, para conocer la situación inmunológica respecto a la enfermedad por COVID-19 de las personas diagnosticadas como casos posibles, en situación de alta epidemiológica mediante la realización de test de anticuerpos.

Esta actualización de la estrategia, además de subrayar la importancia de la PCR como herramienta referencial del diagnóstico, se traduce en que su implantación llegará a nuevos grupos o situaciones, según los ámbitos.

La hoja de ruta establece una serie de criterios en función del ámbito laboral, según sea de mayor o menor riesgo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD