29-04-2020 / 15:11 h EFE

id, 29 abr (EFECOM).- El grupo Ence Celulosa y Energía cree que la primera sentencia de la Audiencia Nacional a raíz de los recursos por la continuidad de su planta de celulosa en Pontevedra se podría retrasar por las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus Covid-19.

Así lo indica en una presentación que ha remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tras presentar ayer sus resultados del primer trimestre de 2019, periodo en el que perdió 11,8 millones de euros.

El futuro de la fábrica de Pontevedra está en duda al negarse el actual Gobierno de España a defender la prórroga que le fue concedida a Ence en 2016 para que pudiera continuar activa durante 60 años, ante los recursos presentados por el Concello de Pontevedra y dos organizaciones ecologistas.

En enero de 2016 la Dirección General de Costas concedió la extensión de la concesión de Pontevedra hasta 2073, pero el Concello de Pontevedra y dos organizaciones ecologistas recurrieron la prórroga de la concesión ante la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional.

En marzo de 2019, ya con un nuevo Ejecutivo tras la moción de censura de 2018, la Dirección General de Costas presentó escrito de allanamiento (aceptación pretensiones de los demandantes) en los tres procesos judiciales, a pesar de que ese organismo hubiera mantenido con anterioridad a lo largo de esos procesos que la prórroga de la concesión de 20 de enero de 2016 estaba perfectamente ajustada a derecho.

La Audiencia Nacional dictó resolución judicial un mes más tarde dando a Ence plazo para formalizar sus contestaciones a las demandas interpuestas y ahora el proceso judicial se encuentra en su última fase, pero ahora el Covid-19 podría retrasar una primera sentencia dentro de un proceso judicial que se podría prolongar hasta cuatro años, según Ence, incluyendo los recursos que se formulen ante las más altas instancias judiciales.

Las inversiones realizadas o comprometidas por Ence desde la prórroga de la concesión en el periodo 2016-2019 ascienden a cerca de 130 millones de euros.

En el caso de que se produjese el cese da actividad, algo que la empresa dice que es "improbable", habría una salida de caja de 74 millones de euros (43 millones por desmantelamiento de la fábrica, 15 millones por el coste del expediente de regulación de empleo (ERE) de extinción total y 16 millones por cancelación de contratos existentes).

Ante la incertidumbre, Ence decidió destinar la inversión de 250 millones inicialmente prevista para ampliar la capacidad de la biofábrica de Pontevedra a la de Navia, en Asturias.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD