30-04-2020 / 18:51 h EFE

La sanidad pública catalana, que ha sufrido la mayor tensión de su historia, no volverá a la normalidad hasta bien entrado el año 2021 y arrastrará aún listas de espera para pruebas y operaciones no urgentes más largas de las que tenía antes del inicio de la crisis.

El sistema sanitario catalán ha sufrido un 'revolcón' y ha tenido que reestructurarse por completo para no verse colapsado por el coronavirus, que ya ha causado en Cataluña 10.211 fallecidos, con un nuevo repunte tanto en nuevos contagios positivos, más de 2.650 en un solo día, como en pacientes con síntomas, más de 3.730 en 24 horas.

El esfuerzo titánico del sistema sanitario, empezando por sus profesionales, lo ha retratado hoy el director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Adrià Comella, quien ha explicado que la primera dificultad fue pasar de 12.000 camas convencionales a 20.000 y de 600 camas de UCI a 2.000.

"El sistema ha podido dar una respuesta solvente", ha asegurado Comella, que ve cómo día a día bajan las urgencias y los ingresados en la UCI, aunque Cataluña, junto Madrid, siguen siendo las CCAA más afectadas y las que tendrán que tener más cuidado a la hora de la desescalada para que no haya un rebrote.

El director del CatSalut ha resaltado que el sistema ha podido mantener cierta actividad no relacionada con la COVID y como ejemplo ha puesto que desde el inicio de la epidemia han nacido en Cataluña 9.000 bebés; se han hecho 34.000 intervenciones quirúrgicas, 49.000 pruebas diagnósticas y 195.000 visitas, además de atender 2.500 urgencias que no eran de COVID.

El sistema sanitario catalán ha ocupado espacios no habituales, como pabellones, ferias y hoteles, que siguen perdiendo pacientes, aunque se mantendrán un tiempo activados y en los próximos días decidirán hasta cuándo.

"Todavía tardaremos tiempo en estar en condiciones de atender como antes de la crisis", ha reconocido Comella, que ha resaltado la labor de la atención primaria, que está atendiendo por vídeo y por teléfono a muchos de sus pacientes.

A pesar de ir volviendo paulatinamente a la normalidad, el sistema sanitario catalán prevé sumar unas 250 camas de UCI a las 600 que ya tenía ante un posible rebrote del COVID-19 el próximo otoño, con lo que la capacidad total se situaría en 825 camas estables.

Hoy son 684 las camas de UCI ocupadas por enfermos de COVID-19 en Cataluña (773 ayer), una tendencia que va a la baja aunque muy lentamente, y las UCI están ocupadas al 50 % por enfermos COVID y no COVID.

Pese a la mejora, Comella ha reconocido que el sistema sanitario catalán "tardará lo que queda de este año y buena parte del 2021 en volver a la actividad normal, más aún teniendo en cuenta que tendrá que seguir atendiendo a los enfermos de COVID, por lo que ya diseña protocolos y circuitos diferentes para esta enfermedad y para el resto de patologías.

Sobre las listas de espera, la directora del Área Asistencial del CatSalut, Xènia Acebes, ha manifestado que ya están recuperando espacios en hospitales y ambulatorios para patologías habituales y ha anunciado que darán prioridad a visitas y operaciones quirúrgicas de enfermos de cáncer, afectaciones cardíacas y vasculares.

"Antes de finales de julio", ha dicho Acebes, el CatSalut espera que se puedan atender las visitas aplazadas de esas especialidades.

Para hacer frente a la pandemia, el CatSalut ha contratado a unas 4.000 personas "de manera estable", que en su mayoría se mantendrán en sus puestos de trabajo este año y seguramente el próximo 2021.

Además de las secuelas psicológicas que la epidemia pueda dejar en los profesionales sanitarios en los próximos meses, algunos ambulatorios han sumado hoy un nuevo trabajo: hacer las pruebas de sangre a los participantes voluntarios en el Estudio Nacional Epidemiológico de la infección por SARS-CoV2 en España, impulsado por el Ministerio de Sanidad para aproximarse al impacto real del virus.

Además de la responsabilidad y sentido común de los ciudadanos, que este fin de semana ya podrán salir a pasear y hacer deporte individual, los médicos podrán contar a partir de ahora con dos nuevos aliados: el calor, que, según un estudio del Servicio Meteorológico de Cataluña y el Hospital Clínic, puede frenar el avance del virus, y el Remdesivir, un medicamento contra el ébola que ha mostrado cierta eficacia en un ensayo con pacientes graves.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha reconocido que Madrid y Cataluña, que aglutinan entre las dos la mitad de nuevos casos de coronavirus en España, arrancan de "un punto de partida más complicado" para iniciar la desescalada este próximo fin de semana.

Para facilitar los paseos de los ciudadanos a partir del sábado, el Ayuntamiento de Barcelona cortará desde mañana viernes 1 de mayo 44 calles al tráfico para habilitar "itinerarios seguros" para los peatones, de forma que se destinarán 18,5 kilómetros más, unos 74.000 metros cuadrados, a los viandantes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD