01-05-2020 / 14:50 h EFE

El andorrano Jordi Escura, jefe de los servicios médicos del Qingdao Huanghai de la Superliga China, equipo dirigido por Juanma Lillo, considera en una entrevista con EFE que la ventaja en China "al ser un país autoritario" es que "nadie ha discutido nada" en cuanto a la manera de gestionar la pandemia por COVID-19.

Pregunta (P): ¿Desde cuando han vuelto a la normalidad?

Respuesta (R): "Nosotros llegamos aquí a Qingdao a mediados de marzo. Después pasamos un período de cuarentena de 14 días y sin poder salir de casa. Estrictos y con vigilancia de una cámara en la puerta de casa las 24 horas del día. Desde el día 1 de abril hemos vuelto a la práctica normalidad. Eso sí, la 'normalidad' varía por cada provincia y incluso dependiendo de la ciudad donde estés. Hay sitios donde están más estrictos y otras que menos, pero en el caso de Qingdao es prácticamente vida normal".

P: ¿Se podría decir que usted y su pareja, Erica, han conseguido 'driblar' la COVID-19?

R: "Básicamente hemos ido escapando casi involuntariamente del coronavirus. En enero estábamos en China iniciando la pretemporada y cuando se empezó a hablar de que había un virus en Wuhan con bastantes afectados acabamos esa parte de la pretemporada en China. Empezaba el Año Nuevo chino y aquella semana, siempre, volvemos para casa. Viajamos a Barcelona y después a Dubai para seguir con la pretemporada. En Dubai nos enteramos que el tema del virus en China estaba haciendo bastante daño y empezaba a ser una situación muy seria. Algunos jugadores empezaron a estar preocupados por sus familias y el club decide que volvamos a casa para estar tranquilos. Conseguimos volver de refilón en un viaje bastante complicado con medidas más drásticas. Hemos ido un paso por delante del virus y aquí llegamos con todo más controlado y en Europa disparada la situación".

P: ¿Actualmente como está la situación en Qingdao?

R: "Pasamos la cuarentena sí o sí y una vez superada empezamos a hacer vida normal. Podemos salir a cenar fuera, a comprar tranquilamente, el equipo ya se entrena, puedes desplazarte con los transportes públicos y también quedar con la gente. Todo esto con normalidad, pero hay pequeños condicionantes como llevar mascarilla al 100%. Te siguen controlando la fiebre en algunos supermercados y también en restaurantes. Te tienen controlado con un código QR para saber dónde has ido para que en el caso de si hay un infectado saber dónde estaba. Los colegios no están abiertos, los gimnasios tampoco y las academias de idiomas tampoco. Todo el resto funciona con normalidad, pero aún así los chinos se lo toman con bastante cautela".

P: ¿Y no hay prevista una fecha para el inicio de la Superliga China?

R: "Tenía que haber empezado el 20 de febrero y de momento no hay fecha de inicio. Hay rumores de que podría empezar a finales de junio o principios de julio. Eso sí, el 8 de mayo empieza la liga coreana que son referencias que tenemos por aquí cerca".

P: En su trabajo está en pleno contacto físico con los jugadores. ¿Hay algún tipo de medida de prevención?

R: "En China hemos pasado todos el test. Esta proximidad no se ha frenado. Lógicamente estás más pendiente de la higiene. Además la zona de entrenamiento es un espacio cerrado y es una especie de búnker".

P: A nivel económico, sin duda, esto también afectará a los clubes ¿Están empezando a notar los efectos de la epidemia?

R: "Sí. Se hablaba a nivel de la Superliga de hacer recortes y ajustar presupuestos, pero esto pasará en todos los sitios del mundo. Aquí en China funcionamos mucho con rumores, pero no nos han dicho, de momento, nada. Para los clubes, dentro de está mentalidad china, hacer recortes no está bien visto".

P: Personalmente, ¿vive con esta incertidumbre y, si es así, como la gestiona?

R: "El condicionante este que hemos estado, entre comillas, escapando de la epidemia me da una sensación de ser una persona afortunada. No lo he sufrido. Eso sí, tengo la familia en Andorra y familiares que son factores de riesgo. Sabes que esto es una cosa muy seria y te hace sufrir. Para lo bueno y para lo malo, tiras para adelante. En China ya tenemos el ejemplo".

P: Ha vivido la manera de gestionar la epidemia en China y también le explican y lee como lo hacen en Europa. ¿Qué diferencias está viendo?

R: "La ventaja de la China es que es un país autoritario y nadie discutirá nada. El control para ellos es más sencillo. Dicen A y se hace A. En China, si no haces caso, te quitan la visa y te sacan del país. Lo que dicen lo tienes que hacer y punto. En Europa o Estados Unidos no funciona así y complica el proceso. Desde fuera también se podía aprovechar la experiencia que tienen ellos y así minimizar los problemas que te puedan traer y eso parece que no se ha hecho mucho".

P: ¿Cree que los países han pensado en algún momento que este virus no pasaría de China?

R: "Hemos pasado fases de todo. Yo me acuerdo que cuando todo esto empezaba en China y no estaba en Europa, de primeras, produjo una grandísima preocupación. Parecía que venían los zombis y nos comerían a todos. Después se habló de que era un simple resfriado y se minimizó, creo yo, excesivamente y esto supuso un exceso de confianza y nos relajó a todos. Cuando llego a Europa tocaba reaccionar y aquí es cuando dudas si la reacción fue lo más rápida posible. Hasta que no haya vacuna estaremos con altos y bajos".

P: ¿No tiene la sensación de que se piensa que no habrá rebrotes?

R: "En China están totalmente convencidos de que habrá un rebrote. Desde fuera se tiene la sensación que parece que lo frenas y controlas la situación y dejas un poco de libertad y parece jauja. Falta concienciación y de manera triste parece que sólo reaccionemos con castigos".

P: ¿Le sorprende que se hable de reanudar según qué ligas?

R: "Sí. Totalmente. Me parece increíble. En una situación que aún no tienes controlada es un peligro. La única opción es que los intereses económicos estén por delante de todo y desde el punto de vista de salud no encuentro sentido a que se reanude la competición".

P: Vuelta a los entrenamientos y Juanma Lillo, el entrenador, en España...

R: "Cierto. Él y su segundo entrenador se quedaron en España. Suerte de las videollamadas y el contacto lo mantenemos asiduamente. No somos el único club con este problema. Tenemos también dos jugadores que tampoco pudieron volver a China".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD