01-05-2020 / 17:01 h EFE

El acto con el que Isabel Díaz Ayuso ha cerrado el hospital temporal de Ifema se ha convertido en un evento multitudinario en pleno confinamiento con imágenes chocantes como la de la presidenta aplaudiendo sonriente a un grupo de sanitarios que le preguntaban "¿dónde están los test?".

El hospital de Ifema, símbolo de organización milimétrica contra el coronavirus, ha dejado esta mañana estampas más propias de una feria de las que normalmente acogen estas instalaciones, con cientos de personas arremolinadas celebrando su cierre o reivindicando sus derechos, políticos exhibiendo músculo y periodistas rodeando a las cuatro últimas pacientes en recibir el alta a la hora.

A Ayuso la han acompañado en su acto, entre muchas otras personas, el alcalde, José Luis Martínez, Almeida; la vicealcaldesa, Begoña Villacís; el vicepresidente regional, Ignacio Aguado; el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero; y portavoces de los grupos de la oposición en la Asamblea como Ángel Gabilondo (PSOE), Rocío Monasterio (Vox) o Pablo Gómez Perpinyà (Más Madrid).

Todos con mascarillas y guantes, eso sí, pero todos juntos, sin distancias de seguridad entre ellos, con el personal sanitario o con los periodistas.

No ha estado presente el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, que ha alegado que no estaba invitado, ni la ministra de Defensa (el Ejército colaboró en la puesta en marcha de este hospital temporal), Margarita Robles, que se ha excusado porque entendía que era un "acto interno de la Comunidad".

El ambiente alegre por el cierre de esta instalación -que durante semanas ha sido el símbolo de la magnitud del azote de la pandemia en Madrid- ha contagiado a la presidenta, que no ha puesto reparo incluso en subirse al autobús que vendía cafés, churros y bocadillos al personal sanitario, para fotografiarse.

Pero el momento quizá más surrealista se ha dado cuando decenas de sanitarios coreaban con palmas y a gritos "¿dónde están los test?" o "sanidad pública", y Ayuso, ajena a las críticas subyacentes, se ha colocado entre ellos a aplaudir, sonriente, e incluso a hacerse 'selfies' con algunos.

Con aplausos también han sido despedidas las cuatro últimas pacientes de Ifema, todas mujeres, que han recibido el alta justo antes de comenzar el acto de Ayuso.

Llorando emocionadas, recibiendo el cariño del personal que las ha atendido estas semanas, y mientras un tenor les cantaba 'O sole mio' y 'Nessun dorma', las cuatro han salido de Ifema agradeciendo el buen trato durante su enfermedad.

"¡Quién me iba a decir a mí que, con lo malita que he estado, iba a salir así!", ha dicho Patrocino, toda vitalidad a sus 73 años y con el coronavirus recién superado.

Patro (como prefiere que le llamen) ha asegurado que aunque no ha podido tener a los suyos al lado de su cama durante su convalecencia, el personal sanitario les ha servido "de familia y de apoyo". "Han sido muy cariñosos", decía, preocupada por los "muchachitos" que han contratado este mes para reforzar al personal sanitario, por la duda de "adónde se van a ir" ahora que se acaban sus contratos.

Otra paciente, Gloria, "la mujer más joven de la UCI" y que ha pasado más de 20 días en cuidados intensivos y una semana más ingresada, también ha coincidido en resaltar la "calidad humana" de los que la han atendido.

Las aglomeraciones en Ifema han llevado a la oposición a criticar duramente que se haya montado un evento así para cerrar el hospital y la redes sociales no han tardado en encenderse, con fotos de la multitud acompañadas de mensajes como "cuando nos digan que los repuntes son porque los padres y los niños nos saltamos las normas, sacaremos esto".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD