04-05-2020 / 21:41 h EFE

El Ministerio de Hacienda ha trasladado este lunes a los gobiernos autonómicos que el reparto de los 16.000 millones del fondo no reembolsable comprometido por el Gobierno atenderá en un 25% de su cuantía al número de hospitalizados por la COVID y en un 35% a los ingresados en UCI, al menos en el reparto inicial de 6.000 millones que prevén en julio.

Así lo ha anunciado a Efe el consejero de Economía y Hacienda de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, tras participar en la reunión telemática con sus homólogos y representantes del Ministerio de Hacienda, en la que los gobiernos autonómicos han reivindicado una mayor participación en el reparto de los objetivos de déficit y también asumir la mayor parte del dinero que pueda llegar de Europa para paliar la crisis del coronavirus.

Sobre el reparto de los 16.000 millones de euros entre las autonomías, Carriedo ha añadido que la idea del Ministerio, que deberá plasmar en un decreto previsiblemente en las próximas semanas, es rebajar el peso de los criterios vinculados con el impacto de la COVID en una segunda remesa de pagos, en principio prevista para octubre, y que en ese momento pesen más los criterios de población general.

En ese momento, los planes del Gobierno son rebajar al 20 por ciento del dinero el criterio del número de hospitalizados y que el número de ingresados en UCI equivalga al 13 por ciento de las cantidades, aún por determinar en su reparto por autonomías.

El consejero castellanoleonés también ha explicado que otro de los criterios que maneja el Ministerio como posible variable a tener en cuenta es el de pruebas de detección molecular del coronavirus (PCR) que se hayan realizado y hayan dado positivo en cada territorio.

Lo que en principio no será tenido en cuenta es la incidencia del coronavirus en las residencias de mayores, según ha explicado Carriedo, convencido de que la reunión de hoy no ha colmado las aspiraciones de las comunidades autónomas en materia de financiación de los gastos asociados a la atención de la crisis de la COVID.

En este sentido, ha reivindicado un reparto "justo y equilibrado" del margen de déficit público que tendrá España, cifrado en el 10,34 por ciento del PIB, ya que el Gobierno central pretende que las autonomías mantengan el objetivo marcado de 0,2 puntos de esta desviación, reservándose para sí los 10,14 puntos restantes, lo que Castilla y León ve desequilibrado.

De hecho, Carriedo ha sostenido que el reparto de estos 16.000 millones iniciales "no cubre ni de lejos el gasto que estamos teniendo" las autonomías en áreas como sanidad, políticas sociales y política económica, y además ha descontado los 5.000 millones que el Gobierno especifica que son para compensar los menores ingresos tributarios, ya que en su opinión no se podrán gastar en combatir el coronavirus sino para cubrir gastos que ya estaban previstos.

En cuanto al resto de los fondos, 10.000 millones serán repartidos entre las autonomías para atender la sanidad y los restantes 1.000 para políticas sociales.

"Vamos a pelearlo", ha dicho sobre la posibilidad de que haya más fondos, tanto a través del mayor margen de déficit como del reparto de los recursos que puedan llegar de las instituciones europeas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD