05-05-2020 / 15:41 h EFE

Los sindicatos, los empresarios y el Gobierno de Madrid han concidido en la necesidad de proteger el empleo y a las empresas en la lucha contra los efectos de la pandemia, que en abril deja en la región 405.023 desempleados y 566.307 trabajadores con un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Según los datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social hechos públicos este martes, el número de desempleados registrados en los Servicios Públicos de Empleo en la Comunidad de Madrid aumentó en abril por efecto de la pandemia de coronavirus en 41.253 personas, un 11,34 % más respecto a marzo, lo que deja la cifra total de parados en la región en 405.023 personas.

Además, con fecha 30 de abril, el número de trabajadores afectados en la región por un ERTE ascendía a 566.307, como consecuencia de las medidas obligadas por la pandemia.

Tras ser conocidas estas cifras, los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, han manifestado la necesidad de afrontar la crisis con el "diálogo social" entre trabajadores y empleadores y con una actuación de las administraciones públicas que abogue por una recuperación no dependiente "de unos pocos sectores y que ponga a las personas en el centro".

Por parte del Gobiderno reginal, el consejero madrileño de Economía, Empleo y Competitividad, Manuel Giménez, ha destacado la necesidad de prorrogar la vigencia de los ERTE, activar una escalada "efectiva y eficiente" y articular medidas para la contratación y para el sostenimiento del empleo.

Tras comprobar los efectos de la pandemia sobre los datos del empleo, incluidos los 450.000 empleados afectados por ERTE, Gimñenez ha afirmado que es necesario prorrogar la vigencia de esta medida "para proteger los empleos afectados", y que la escalada "sea lo más efectiva y eficiente posible para presrevar la economía y el empleo".

Además, el titular madrileño de economía cree que es preciso articular medidas para la contratación y para el sostenimiento del empleo, "como lo hace ya la Consejería y para lo cual se necesitan recursos".

En la patronal, el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), Miguel Garrido, ha afirmado que los datos del paro de abril confirman el impacto de la falta de actividad en el tejido empresarial y en el empleo.

Según Garrido, la "verdadera magnitud" de la crisis se comprende al añadir al número de desempleados los casi 4 millones de empleos suspendidos por ERTE y el millón de autónomos sin actividad en todo el país.

Para el dirigente empresarial, en la forma de afrontar esta crisis "no basta con políticas de subsidio que únicamente alarguen la situación de desigualdad y desánino, sino una política de liderazgo claro para apoyar a las empresas".

Se trata, según el presidente de la CEIM, de que las empresas "puedan iniciar la recuperación y con ello dotar de posibilidades laborales a las personas y de riqueza al conjunto de la sociedad".

Además, en una nota de prensa la CEIM dice que la falta de recaudación de la Seguridad Social en este período deberá ser paliada con "más facilidades para la contratación indefinida, rebajas fiscales para que las pymes puedan afrontar estos meses de caída del consumo y una apuesta clara por el mantenimiento del empleo".

El sindicato UGT, en una nota de prensa, dice que sigue trabajando "para que los efectos de esta crisis no se utilicencomo argumento para recortar los derechos y las condiciones laborales, entre ellos salarios y rentas salariales de los trabajadores", pues la reducción de ingresos tendrá "una gran repercusión negativa y un impacto importante en el consumo".

"Las personas trabajadoras cuyos ingresos ya eranescasos y vivían por debajo de la línea de pobreza, necesitan mayor protección para evitar que los efectos de esta crisis sanitaria y laboral no sean devastadores", dice UGT.

Este sindicato dice que, tal como lo establece la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ahora hay que utilizar dos "herramientas claves" en tiempos de crisis: el "diálogo social" entre trabajadores, empleadores y sus representantes, y "las normas internacionales del trabajo, como "base probada y confiable para las respuestas políticas que se centran en una recuperación que sea sostenible y equitativa".

Comisiones Obreras, por su parte, dice que parón de la economía "ha acarreado graves efectos en la economía y en el mercado de trabajo madrileño, que han podido salvarse gracias a la medida de los ERTES, que han taponado los despidos en las empresas", aunque considera que una vez conocidos los datos del paro de abril valora esta medida como "necesaria pero insuficiente".

Según CCOO, esta crisis demuestra "el gran agujero" que hay en Madrid en la sanidad, la dependencia, las residencias, los servicios sociales y la educación, y también la "insuficiencia" de la industria y del sector tecnológico para generar empleo y para dotar a la región de la tecnología necesaria.

Por este motivo, CCOO dice que es "imprescindible" aforntar una "recuperación económica equilibrada, que modernice la economía, que no la haga depender de unos pocos sectores y que ponga a las personas en el centro".

Y para ello, añade CCOO, es necesario "acabar con las rebajas fiscales y recuperar una fiscalidad solidaria y justa. Y también activar un diálogo social y la cooperación de todas lasadministraciones".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2022
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD