06-05-2020 / 13:22 h EFE

La crisis causada por la COVID-19 ha llevado a reinventarse a ONG como la Fundacin Juntos por la Vida, que temporalmente ha dejado su trabajo en proyectos de infancia y gnero en Benin (frica) para ofrecer ayuda bsica en alimentacin a familias necesitadas de Valncia.

La tienda solidaria de la entidad, situada en el barrio de Ruzafa,ha arrinconado la ropa de segunda mano y artesana africana que suele vender para financiar sus proyectos, y ahora est llena de cajas con verduras, legumbres, arroz, bocadillos, leche y alimentosde primera necesidad.

Los voluntarios colaboran cada da recogiendo las donaciones de supermercados, el Banco de alimentos, mercados de barrio, empresas valencianas, aportaciones de todo tipo de tiendas y establecimientos, y de particulares que hacen "compras solidarias" y con ello, preparan cajas para familias en situacin muy difciles.

Algunos de esos "lotes", segn un comunicado, los reparten en un pequeo locutorio de la Avenida del Cid que regenta Mara, una hondurea que de forma altruista est ayudando a muchos compatriotas, y donde cada da acuden familias que llenan sus carros con comida.

Muchas de las personas que acuden, segn cuenta Mara, estn pasando hambre, y hay madres que se van a dormir habiendo tomado solo un vaso de agua, porque lo poco que tienen se lo han dado a sus hijos para cenar.

La mayora son migrantes, sin trabajo, sin papeles, y por su "invisibilidad", no tienen acceso a ayudas de las grandes organizaciones "porque no estamos inscritos", confiesa Orly, un joven con una familia de 7 personas a su cargo, con 4 menores y a quien la crisis ha dejado sin su trabajo en un polgono.

"Llevamos dos das sin comer, hasta ahora que vamos a comer, y yosufro porque mis hijo lloran", confiesa con tristeza pero agradecido.

Diana tiene 30 aos y dos hijas, ha perdido el trabajo de cuidadora de una anciana y apenas llega a fin de mes, por lo que la comida que recibe como donacin les "salva un poco", dice sin perder la sonrisa.

Las cajas solidarias de la Fundacin llegan tambin al barrio de Nazaret, donde un grupo de mujeres con sus carros vacos esperan llenarlos al ver llegar los coches de la Fundacin.

Es el caso de Loli, con tres hijos y cuyo marido solo cobra el paro y como no les llega, viven en casa de sus suegros o de Teresa, en cuya familia solo trabajaba su marido que es albail pero ahora est en paro "y no ha cobrado el ERTE", cuenta y confiesa que la donacin es un "alivio".

Al Espai Solidaria que la ONG tiene en Ruzafa, tambin se acercan vecinos del barrio a pedir ?algn tipo de ayuda al ver el movimiento solidario que se aprecia desde la calle, entre ellos, Alicia, una mujer de 72 aos que confiesa que nunca ha tenido necesidad de pedir, y ahora se ve obligada.

Relata que el da anterior solo pudo comer una patata hervida, y pide algo, por lo que va a poder comer arroz con pollo y adems se lleva leche y alguna cosa ms.

La Fundacin colabora tambin con "Amigos de la calle" preparando comida en tper y bocadillos que cada da a 300 reparten a personas sintecho de la ciudad los voluntarios que confiesan que ayudar a los dems, les hace "sentir bien, es teraputico".

La presidenta de la Fundacin, Clara Arnal, ha explicado que la emergencia social surgida por el coronavirus les han hecho reconvertirse, sin olvidar el trabajo que desde hace 25 aos realizan en Ucrania, y en los ltimos aos tambin en frica.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD