07-05-2020 / 11:54 h EFE

El pasado abril ha sido el segundo más caluroso de la serie en Cantabria, tras el de 2011, como consecuencia del predominio del viento sur, lo que ha hecho que en muchos observatorios de la región se haya batido el récord de calor o se haya alcanzado el segundo valor más alto para este mes.

La temperatura máxima más alta fue de 27,2 grados el día 9 en Ramales de la Victoria, mientras que la mínima más baja la registró Cubillo de Ebro (Valderredible), el 4 de abril, con -4 grados, según señala la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la región.

En la mayor parte de las estaciones ha sido el abril más cálido desde que existen observaciones, y en el conjunto de la región se sitúa como el segundo más cálido, detrás de abril de 2011, y sólo en algunas zonas de montaña se rebajó el calor registrado en la región.

Las temperaturas estuvieron por encima de los valores normales, con anomalía superior a 2 grados respecto de la media del periodo 1981-2010 en la mayor parte de las estaciones.

El mes que ha concluido se ha situado como el abril más cálido, o el segundo más cálido desde que hay registros, en prácticamente todas las estaciones de Cantabria, por delante de los anteriores máximos de 2011 y 1987.

Ha destacado el comportamiento de las temperaturas mínimas, con registros por encima de 15 grados el día 5 en Ramales, San Felices, Villacarriedo, o Santander.

Además, abril fue más húmedo en el sur y en el oeste, y progresivamente más seco hacia el este y el norte.

La máxima precipitación recogida en un día fueron 51,2 milímetros el 12 en Bárcena Mayor-Toriz y la racha más fuerte de viento se registró el 16 en Tresviso con 90 kilómetros por hora.

Las tormentas dejaron más precipitación en las comarcas de Los Valles y Liébana, y en la cabecera del Saja y Nansa; y menos en la costa central y en los valles orientales.

Las tormentas primaverales fueron frecuentes y dejaron abundante precipitación repartida de forma desigual, ya que la cordillera impidió que estos fenómenos alcanzaran el litoral.

Así, en Castrillo de Valdelomar (Valderredible) se anotaron 9 días de tormenta; 8 en Mataporquera; en Terán (Cabuérniga), 3; en Piñeres (Peñarrubia), 2; y 1 en Santander-Aeropuerto. Por esta razón, la lluvia fue más abundante en el interior que en la costa.

La precipitación se agrupó en tres episodios. En el primero, en torno al día 6, cayó asociada a un paso frontal que concluyó con tormentas el 7.

El segundo se produjo entre los días 10 y 13 en general y se prolongó en Liébana y en los valles del Ebro al menos hasta el día 18, en una sucesión de días de tormenta que dejaron más de la mitad de la precipitación total recogida en el mes, mientras que en torno a los días 26 y 27, la lluvia cayó otra vez asociada con tormentas.

Con datos recogidos en el observatorio de Santander-CMT, la insolación estuvo en torno a la esperada en abril, con un total de 140 horas.

El viento recorrió 7.767 kilómetros en este mismo observatorio, lo que representa un 13 por ciento menos de lo normal en el mes de abril.

Y se registraron 200 descargas eléctricas sobre la región distribuidas en diez días de tormenta. De ellas, casi la mitad (94) se produjeron el día 12, acompañadas también de chubascos y lluvia abundante.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD