11-05-2020 / 15:00 h EFE

El sector de la ferretería y el bricolaje de Aragón pierde tres millones de euros cada mes que las tiendas permanecen cerradas por el estado de alarma para frenar la expansión del coronavirus.

Así se recoge en el "Análisis regional del impacto económico del Gran Confinamiento en el bricolaje y la ferretería", elaborado por Foro Regulación Inteligente y que cifra en 105 millones de euros de pérdidas en facturación en Aragón desde el cierre forzoso de mediados de marzo, lo que además ha derivado al ERTE a 3.000 trabajadores y otros 700 se encuentran en situación de desempleo.

Se trata de un sector que junto con otras industrias complementarias y proveedores, aporta otros 404 millones de euros más de movimiento económico inducido.

El Foro Regulación Inteligente alerta además del elevado riesgo de que el número de desempleados "crezca exponencialmente", por lo que subraya la necesidad de agilizar la reapertura de las tiendas y aprobar medidas de estímulo y apoyo.

El análisis cifra en 3 millones de euros las pérdidas al mes por mantener cerradas las tiendas, entre la pérdida de recaudación en el IRPF autonómico (0,5 millones de euros) y la de los ingresos del IVA que son transferidos a la Hacienda regional (2,5 millones de euros).

El Foro Regulación Inteligente asegura que España es "el único país" de la UE y la OCDE que no permite la apertura de estos centros y que no podrán hacerlo hasta la fase 2 de la desescalada.

Esta organización insiste en el "impacto social" que genera esta situación puesto que prestan un servicio esencial como "farmacias del hogar", ya que comercializan bienes y servicios considerados de "primera necesidad que garantizan la habitabilidad, seguridad, confortabilidad, higiene y mantenimiento de los hogares aragoneses".

Además de que muchas de las tiendas del sector que permanecen cerradas se encargan del suministro para el mantenimiento y seguridad de otras actividades consideradas esenciales, estratégicas o de primera necesidad, incluidos centros hospitalarios y residencias.

Según esta entidad, una reapertura más ágil permitiría, sólo en Aragón, reabsorber a más de 3.000 empleados directos, evitar que aumente la pérdida económica y para las arcas públicas de la región.

Asimismo señalan que las grandes superficies especializadas en ferretería, bricolaje, construcción y reformas, al tener más plantilla disponen de mayor flexibilidad para establecer turnos de trabajo y horarios de apertura más prolongados, lo que reduce la exposición de sus trabajadores y la concentración de clientes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2020
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD