20-05-2020 / 20:30 h EFE

El fallo de la Corte Suprema de Brasil que levantó la prohibición a la donación de sangre por hombres homosexuales en el país pone fin a años de "prejuicios" y representa una "victoria" de los derechos fundamentales, según consideró el abogado autor de la acción que pedía el fin de las restricciones.

El pasado 8 de mayo, el tribunal consideró inconstitucionales las normas oficiales que impedían la donación de sangre a los hombres que hubieran tenido sexo con personas de su mismo género durante los 12 meses anteriores, una restricción considerada "absurda" y "discriminatoria" por el abogado Rafael Carneiro.

"Ese pensamiento lleno de prejuicios llevó a mucha gente a creer que los homosexuales tienen una sangre peor, impura. Estábamos dejando de salvar vidas por prejuicio", señaló en una entrevista con Efe Carneiro, quien en 2016 presentó al Supremo una acción del Partido Socialista Brasileño (PSB) para poner fin a la prohibición.

Para Carneiro, el fallo "histórico" llega en un "momento igualmente histórico", debido a la pandemia del coronavirus que golpea el mundo y amenaza los estoques de los bancos de sangre en diversos países, entre ellos Brasil.

"Había una urgencia para juzgar el caso. Además de acabar con la discriminación, las restricciones impactaban la propia salud brasileña, pues sabemos que la carencia de sangre en Brasil es muy alta", señaló.

La Corte Suprema retomó el juicio tras tres años de paralización y lo hizo en un momento en que diversos países, como Estados Unidos, Dinamarca, Australia o Irlanda del Norte, han flexibilizado sus requisitos para facilitar la donación por hombres homosexuales para hacer frente a la pandemia del COVID-19.

"Lo que hace que una persona no sea apta para la donación de sangre son las conductas de riesgo, las relaciones promiscuas, el uso de drogas, los encuentros con profesionales del sexo. Pero tener una orientación sexual no es conducta de riesgo", recalcó Carneiro.

La restricción a la donación sanguínea por hombres gais remonta a finales de la década de 1970 e inicios de los 1980, cuando surgieron los primeros casos de VIH-Sida, conocida en la época como "la enfermedad de los 5 H", en alusión a los grupos más afectados: Homosexuales, Hemofílicos, Haitianos, Heroinómanos (usuarios de heroína) y Hookers (profesionales del sexo en inglés).

A medida que las investigaciones avanzaron, se detectó la infección por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) también en mujeres, heterosexuales y niños, pero las personas pertenecientes a los llamados grupos de riesgo siguieron con el estigma de la enfermedad.

"Pero la verdad es que una pareja homosexual en una relación estable, sin relaciones extra conyugales, tiene cero posibilidad de transmisión", sostuvo Carneiro.

EL PROTAGONISMO DE LA CORTE SUPREMA

El abogado destacó el protagonismo que la Corte Suprema ha ganado en los últimos años en materia de "garantizar los derechos fundamentales" en Brasil, sobre todo de la comunidad LGTB.

Consideró además que "se ha mostrado bastante vigilante en el combate a los prejuicios y discriminaciones" en un momento en que "no se puede esperar un comportamiento favorable por parte del Ejecutivo", presidido por el ultraderechista Jair Bolsonaro, y "del Legislativo".

Desde 2011, cuando reconoció la unión estable entre parejas del mismo sexo, el Supremo ha autorizado el cambio de nombre de transexuales en documentos oficiales (2018), criminalizado la homofobia (2019) y, ahora, levantado las restricciones a donantes de sangre homosexuales.

"Recientemente, el Supremo estuvo marcado por los conflictos entre los poderes, pero su principal función es precisamente la protección de los derechos fundamentales, está en su esencia", aseguró Carneiro.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD