20-05-2020 / 21:00 h EFE

El negociador de la Unión Europea (UE) para la relación con el Reino Unido, Michel Barnier, lamentó este miércoles "el tono" utilizado por su homólogo británico, David Frost, en una carta en la que Londres criticaba a Bruselas por ofrecer "un acuerdo comercial de relativa baja calidad".

"No me gustaría que el tono que has usado impacte la confianza mutua y actitud constructiva que es esencial entre nosotros", escribe Barnier en otra misiva, en respuesta a Frost, publicada hoy.

La carta inicial del negociador británico, enviada el martes, afirmaba que en la actualidad la UE no ofrece al Reino Unido "una relación comercial justa y libre entre socios económicos cercanos, sino un acuerdo comercial de relativa baja calidad que conlleva una supervisión sin precedentes" del club comunitario sobre las leyes e instituciones del Reino Unido.

Instaba a Bruselas a cambiar de postura y denunciaba que el club comunitario intente obligar al Reino Unido a asumir las reglas de la Unión sobre ayudas de Estado. También indicaba que la posición de los Veintisiete sobre el acuerdo pesquero "no es realista".

En su contestación, Barnier expresa su deseo de que la negociación avance, pero dice no creer que un intercambio de cartas sea "necesariamente el mejor modo de discutir sobre puntos sustanciales".

Añade que Bruselas se limita a seguir lo pactado con Londres en la declaración política sobre la futura relación, un documento con las líneas generales sobre los vínculos que las dos partes desean establecer cuando concluya la transición del Brexit, en principio, el 31 de diciembre de 2020.

El político francés subraya que la Unión apuesta por un acuerdo comercial sin aranceles ni cuotas para los bienes, si bien asume que la nueva relación "nunca será tan fluida" como la permanencia en el mercado único y la unión aduanera, que el Reino Unido abandonará al finalizar el periodo transitorio.

El negociador comunitario también pide a Londres que no tome como ejemplo los anteriores pactos comerciales cerrados entre la UE y otros países porque cada convenio "es único, con su propio equilibrio de derechos y obligaciones".

Igualmente, constata que Londres no puede esperar un acceso "de alta calidad" al mercado único "si no está preparado para aceptar garantías que aseguren una competencia abierta y justa".

Así, recalca la importancia de las salvaguardas para evitar distorsiones comerciales y ventajas competitivas "injustas".

De todas formas, señala que mantener unos estándares elevados en áreas como las ayudas de Estado, fiscalidad o medio ambiente no significa que la legislación de la UE se vaya a aplicar en el Reino Unido una vez finalizada la transición.

Barnier recuerda que negociar un acuerdo comercial que mantenga ciertos aranceles y cuotas llevará mucho tiempo y también exigirá garantías para mantener una competencia justa.

Pese al tono de las dos misivas, el exministro galo apunta que la próxima tanda negociadora, que comenzará el 1 de junio, debe generar "nuevo dinamismo para evitar un estancamiento".

Por el momento, las conversaciones sobre la futura relación entre Londres y Bruselas apenas han logrado avances desde que arrancaron en marzo y se desarrollan por videoconferencia debido a la pandemia de coronavirus.

La transición durante la que se sigue aplicando la legislación comunitaria en el Reino Unido y en la que se mantienen las negociaciones concluye, en principio, el 31 de diciembre de 2020, por lo que el tiempo es limitado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD