26-05-2020 / 14:50 h EFE

El Ayuntamiento de Barcelona destinará una partida extraordinaria de 1,5 millones de euros, que deben sumarse a 640.000 euros ya presupuestados, a programas de salud mental para hacer frente a las secuelas psicológicas ocasionadas entre la ciudadanía por la crisis de la COVID-19.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa telemática la concejal de Salud, Envejecimiento y Curas, Gemma Tarafa, que ha destacado que tras la "crisis económica, social y económica" también aguarda una "crisis de salud mental que es y será devastadora y sin precedentes".

Lo explicitan los datos reunidos por el consistorio: el 49 % de los barceloneses tildan el confinamiento de "duro o muy duro" y el 86 % se declara "muy o bastante preocupado" por la actual situación.

Asimismo, dos teléfonos que tratan problemas de este tipo -el del Colegio Oficial de Psicología de Cataluña y el de la Esperanza- han atendido casi 10.000 llamadas, el 72 % de ellas de mujeres y el 58 % de personas entre los 49 y los 69 años.

Entre los sentimientos más recurrentes detectados por el gobierno municipal se cuentan el miedo y la angustia al contagio propio o de personas cercanas, una sensación de excesiva carga de las personas cuidadoras, el impacto emocional causado por el duelo y las circunstancias especiales que lo rodean en esta época o la soledad o aislamiento.

Entre los menores de edad se registran episodios como problemas en la convivencia con la familia, dificultades para dormir u otras cuestiones de comportamiento.

En todo caso, los problemas de salud mental -así como los de otra índole- "no afectan a todos por igual", puesto que el confinamiento "se ha vivido con más dureza en unos distritos que en otros", ha incidido Tarafa.

A modo de ejemplo, ha dicho que no es lo mismo vivir en una habitación subarrendada con hijos a cargo que hacerlo en un apartamento espacioso con balcones.

El plan de choque en salud mental propuesto por el gobierno municipal -y que para ser efectivo debe avalar el pleno- consta de varias líneas de trabajo, entre las que la concejal ha destacado cuatro.

Actividades en línea de aprendizaje y apoyo para favorecer el bienestar emocional, a semejanza de una iniciativa ya emprendida en Nueva York; un programa de asesoramiento en salud mental a profesionales de entidades sociales; un teléfono dirigido a menores y familias; o medidas de apoyo a organizaciones que trabajan "en el ámbito de la inserción sociolaboral de las personas con problemas de salud mental".

El presidente de Fòrum Salut Mental, Enric Arqués, ha señalado la "importancia" de que el consistorio barcelonés se preocupe por este tipo de problemas, "absolutamente invisibilizados" tras la recesión de 2008.

Ha advertido en este sentido de que, pese a los casos que ya se han ido detectando, "parece que puede haber una segunda oleada menos espectacular pero más profunda e intensa" en las próximas fechas.

Luis Miguel Martín, del consorcio Parc de Salut de Barcelona, ha subrayado a su turno que los mapas de afectación de problemas de salud mental "replican" las desigualdades sociales existentes en la ciudad.

"En las zonas más vulnerables hay más trastorno mental grave y mayor riesgo de padecerlo", ha afirmado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD