29-05-2020 / 14:01 h EFE

La Audiencia Provincial de Sevilla ha impuesto un máximo de seis años y medio de internamiento en un centro psiquiátrico a un hombre que se enfrentó con un cuchillo jamonero a dos policías, se atrincheró en su casa y amenazó con explotar el bloque, en las Tres Mil Viviendas, con siete bombonas.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, la Sección Séptima ordena el internamiento de J.A.C.A. en un centro psiquiátrico penitenciario "o centro médico adecuado" durante un tiempo máximo de cuatro años y seis meses por un delito continuado de atentado y durante dos años como tope por un delito de riesgo catastrófico.

El tribunal aplica al procesado la eximente de alteración psíquica basándose en un informe del que "se deduce" que el día de los hechos presentaba "un episodio psicótico agudo derivado de un trastorno que sigue padeciendo en la actualidad" y que provocó una "limitación absoluta de su capacidad de conocer y querer".

El acusado, además, tiene "nula conciencia" de su enfermedad y se niega a medicarse, según refiere la sentencia, fechada el 26 de mayo.

"Al quedar exento de su responsabilidad criminal por alteración psíquica", la Sala también lo absuelve de esos mismos delitos, igual que ocurre con el de amenazas, en este caso porque queda integrado en el de atentado continuado.

El tribunal considera probado que el 21 de mayo de 2019, sobre las 17.30 horas, J.A.C.A. fue localizado por dos policías nacionales que lo buscaban por otro caso y, "sin mediar palabra", "sacó de una bolsa de plástico un cuchillo jamonero de grandes dimensiones y arremetió contra los agentes" con intención de "clavárselo".

Los indicativos lo conminaron a que les entregase el arma, pero el encausado "comenzó a gritar 'os voy a matar, voy a acabar con vosotros' y salió huyendo" hasta el portal de su vivienda, desde donde les gritó "tengo una pistola, como no os vayáis salgo y os pego un tiro".

A continuación les dijo "voy a volar el edificio, voy a reventar las bombonas, les voy a prender fuego", se oyeron "ruidos metálicos" y los vecinos alertaron a los policías de que se le oía "manipular bombonas", por lo que los agentes ordenaron el desalojo del edificio.

Como el procesado seguía amenazando con "volar y reventar todo", los funcionarios derribaron la puerta y entraron en el inmueble, en cuyo salón los esperaba J.A.C.A. "portando un cuchillo con el que se abalanzó nuevamente" contra ellos, aunque pudieron "repeler la agresión con su escudo protector" y finalmente lo detuvieron.

En el domicilio fueron halladas cinco bombonas de butano y dos más pequeñas de camping gas junto con "distintos artilugios caseros para hacerlas estallar", como esprays inflamables adosados a la boca de las bombonas o cuerdas para accionar las llaves de paso de las válvulas desde lejos.

También había "un artilugio casero en forma de ballesta" anclado sobre una mesa y "apuntando desde el balcón a la calle", así como "cuchillos dispuestos para ser lanzados" con ese mecanismo.

Durante el juicio, celebrado el 25 de mayo, la Fiscalía solicitó más de ocho años de internamiento, mientras que los policías, pertenecientes al sindicato Jupol y representados por el letrado David Pareja, pidieron once años de cárcel por atentado, riesgo catastrófico y amenazas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD