05-06-2020 / 17:11 h EFE

Baleares es la región más afectada por casi la mitad de los vertidos contaminantes detectados, según la Dirección General de la Marina Mercante (DGMM), que ha recibido en lo que va de año un total de 17 informes de contaminación procedentes de barcos que navegaban por aguas marítimas responsabilidad de España.

Gran parte de los vertidos proceden de buques petroleros y de productos químicos, y la contaminación afecta de media a unos 12 kilómetros cuadrados de mar, informa el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), en el marco de la celebración este 5 de junio del Día Mundial del Medioambiente.

Baleares es la zona más afectada, ya que "casi la mitad de los vertidos contaminantes detectados en lo que va de año proceden de sus aguas".

Le siguen el Golfo de Cádiz y el Mar de Alborán "con una mayor incidencia de contaminación" en relación con el resto de las zonas marítimas españolas.

Las 17 denuncias recibidas por la DGMM representan un 50 % de los informes realizados durante todo el año 2019, según el Mitma.

No obstante, el porcentaje de vertidos contaminantes se ha reducido considerablemente en los últimos diez años gracias a la vigilancia intensiva y a la normativa cada vez más estricta.

Señala en un comunicado, que la Entidad Pública Empresarial Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar), en colaboración con la Agencia Europea de Seguridad Marítima (AESM), lleva a cabo una vigilancia intensiva de las aguas territoriales con el fin de detectar vertidos de hidrocarburos y otros productos contaminantes.

Asimismo, se realizan campañas para la detección de basuras marinas, incluidos pláscticos, que afectan al buen estado ambiental de mares y océanos.

Igualmente, las Capitanías de la DGMM, dependientes del Mitma, vigilan la aplicación correcta del Convenio Internacional para el control y la gestión del agua de lastre, para prevenir las transferencias de especies invasoras que pudieran llegar de los buques que realizan transportes internacionales.

Cuando se detecta que un barco está vertiendo al agua, o sobre los que se tiene alguna sospecha, se inspecciona en puertos españoles, siempre que su destino sea España.

De lo contrario, se solicita la inspección en el siguiente puerto donde el navío haga escala o se incluye una alerta en el sistema de despacho de buques para hacerla cuando recale de nuevo en algún puerto español, según el Mitma.

La vigilancia la realizan los aviones de Sasemar, que durante 2019 realizaron 415 horas de vuelo sobre una superficie de más de 4 millones de kilómetros cuadrados.

Esta labor se complementa con el análisis de las imágenes satelitales proporcionadas por la AESM, garantizando una vigilancia y prevención a lo largo del año.

El objetivo de esta labor es prevenir y luchar contra la contaminación marina procedente de buques, embarcaciones y plataformas, al igual que realizar la limpieza de las aguas marinas contaminadas, para garantizar la vida de la biodiversidad biológica en su más de un millón de kilómetros cuadrados de superficie marina en España.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD