07-06-2020 / 17:51 h EFE

El documento político de la candidatura de Pilar Garrido a coordinadora de Podemos Euskadi se compromete a descartar "cualquier posibilidad" de gobernar con el PNV.

Las primarias de Podemos Euskadi cuentan con dos listas, las encabezadas por Pilar Garrido y la de Marisa Gadea, además de cinco candidatos independientes para el Consejo Ciudadano Autonómico.

La candidatura de Garrido, denominada Zubiak como la lista que usó Miren Gorrotxategi en las primarias para ser candidata a lehendakari, cuenta con el apoyo de los diputados Roberto Uriarte y Juantxo López de Uralde y presenta candidatos para los 24 puestos del Consejo Autonómico.

Por su parte, la lista Morada 15-M de Gadea reúne a 12 candidatos, con muchos miembros del círculo de Leioa como los concejales José Ignacio Vicente y Dolores Lozano y de pueblos vizcaínos como el edil de Güeñes Javier Fernández o el profesor de la UPV/EHU Diego Guérin, que ya aspiró a dirigir Podemos Bilbao en la fundación del partido morado y que fue portavoz de la corriente Si Se Puede, que se presentó en las dos primeros procesos de Podemos Euskadi.

En su documento político la candidatura de Garrido ve signos "esperanzadores" de acordar con EH Bildu por los sectores de la coalición abertzale preocupados por la "emergencia social" y por su "incapacidad" para atraer al PNV a un "frente nacionalista" y con el PSE-EE cree que hay una "ventana de oportunidad" para acodar por el "descontento" de la militancia socialista con el papel de "subalterno irrelevante" en los gobiernos con el PNV.

Como el PSE-EE "en principio parte con el propósito de renovar su coalición con el PNV" cree que esa situación se puede aprovechar para arrebatar votos a los socialistas porque para esta corriente "el reparto de votos entre PSE y Podemos es una variable crucial" a la hora de poder desalojar al PNV del Gobierno Vasco.

Para este grupo, la hegemonía electoral del PNV se debe a "errores de los demás" y su "actitud acomplejada" y para derrotarle como en las generales de 2015 y 2016 aboga por evitar un debate electoral sobre "autogobierno versus centralismo" para ir a un eje izquierda-derecha en el que identificar al PNV con Confebask.

"Para confrontar al PNV -señala- resulta imprescindible romper la actitud acomplejada y en muchos casos subordinada que tradicionalmente han desarrollado hacia él las otras fuerzas políticas vascas. Eso no se consigue radicalizando el discurso, lo que colocaría al PNV en una posición aún más cómoda".

El grupo de Garrido, que quiere convertir Podemos en un "movimiento" más que en un partido, asegura que su formación debe "renunciar radicalmente" a cualquier pacto de "subalternidad" y "dejar claro que pretende articular un proyecto alternativo al del PNV".

"Lo cual no significa demonizar a dicho partido, sino sólo entendernos a nosotros mismos y definirnos ante los demás como alternativa al actual poder institucional vasco. Caben acuerdos, incluso en cuestiones importantes, como la normalización política o el autogobierno, pero no compartir tareas de gobierno", añade.

En cuanto a la cuestión territorial, el grupo de Garrido y Gorrotxategi aboga por un acuerdo con el Estado que dé "cauces democráticos a la voluntad mayoritaria de la ciudadanía y ofrezca garantías suficientes a las minorías y a sus derechos" porque un referéndum independentistas sin más "puede no resolver un problema nacional e incluso dificultar la resolución".

En cuanto a la corrupción, "menos llamativa" en Euskadi que en Valencia o Madrid, pide una fiscalía anticorrupción y aumentar los medios "ínfimos" de la Unidad de Delitos Económicos de la Ertzaintza, medidas que "comprensiblemente" el PNV no quiere aplicar para mantener la "engañifa del oasis vasco".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2020
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD