09-06-2020 / 14:32 h EFE

El Gobierno de Cantabria está preparando una orden de ayudas para compensar a las empresas de transporte regular y colectivo de viajeros con concesión por los servicios mínimos y deficitarios que han realizado durante el estado de alarma.

El director general de Transportes del Gobierno regional, Felipe Piña, explica a Efe que se "va a intentar ayudar al sector" porque, del mismo modo que el concesionario asume un riesgo en sus contratos, lo cierto es que hay líneas "que son de obligación" porque cubren un servicio público.

Además, Piña recuerda que, por indicación de la Administración, las empresas han tenido que mover sus autobuses en la pandemia para trasladar a la gente que tenía que ir a trabajar, sanitarios y otras profesiones esenciales, y por eso se prevé compensar por coste/kilómetro.

"Tenemos todos los kilómetros que se han hecho y todo registrado", indica el director general, que cree que todas las comunidades autónomas arbitrarán este tipo de medida.

Así, las ayudas de la Administración que ya había para líneas deficitarias, transporte universitario y búhos se van a reforzar con otra orden a raíz de la situación por la COVID.

Además, este fin de semana pasado la Dirección General ha enviado una comunicación a los operadores con unas pautas. Por ejemplo, no se obliga a cubrir el servicio en rutas en las que no se detecta demanda, como pueden ser los autobuses al aeropuerto, a la Universidad o los búhos.

Tampoco es obligatorio prestar el servicio en las rutas con tráfico compartido con servicios nacionales, hasta que se restablezcan.

Se prevé que se adapten los horarios de verano donde no hay transporte escolar.

En las rutas rurales, que generalmente tienen menos ocupación, se ha trasladado a los operadores que intenten garantizar el servicio al menos en un 50 % de los tráficos.

"Se trata de tratar de encajar el puzzle, de acuerdo con las circunstancias", explica el director general, que señala que se escucha las quejas y se colabora con el sector para tratar de solventar las incidencias.

La Dirección General de Transportes dictó una resolución el 16 de marzo en la que se pedía que hubiera un servicio de ida y otro de vuelta al día en las rutas.

La previsión de este departamento, que depende de la Consejería de Industria, es que a partir del 22 de junio, cuando se espera que se levante el estado de alarma, se actualicen los servicios y se recupere la normalidad en las rutas.

El director general señala que las empresas están "respondiendo de maravilla" a la demanda de transporte como servicio público y destaca la colaboración con el sector.

Durante la desescalada en Cantabria se están incrementado frecuencias en las distintas rutas. Así, se han aumentado los autobuses del Astibus en esta fase 3 cada quince minutos.

Y en Santander-Torrelavega se han intensificado las frecuencias en horas puntas y, por ejemplo, a primera hora ya hay servicio cada 15 minutos.

En la fase 3 el Ministerio establece que los transportes periurbanos pueden funcionar con cien por cien de ocupación y permite que todas las plazas sentadas se ocupen. Pero se sigue exigiendo en los usuarios que van de pie una ratio de dos personas por metro cuadrados, que reduce el espacio disponible.

Además, hay concesionarias que ya han establecido hasta el cien por cien de expediciones en rutas de verano. "Cada empresa es conocedora de si sube o baja viajeros, y en dónde y cuándo", señala Piña.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD