12-06-2020 / 10:50 h EFE

Casi el 30 % de las familias vascas (29,9 %) llegaban con apuros económicos a final de mes el año pasado, un porcentaje que ha disminuido más de 10 puntos en el último quinquenio.

Los resultados de este indicador varían sustancialmente en función de variables como la relación con la actividad y el grupo de edad de la persona de referencia; de hecho, la situación se deteriora cuando la persona está en paro y pertenece al grupo de edad más joven.

Según la Encuesta de Condiciones de Vida 2019 del Instituto Vasco de Estadística, las restricciones que tienen que hacer los hogares por motivos económicos se han visto muy reducidas respecto a las de 2014, año de finales de la anterior crisis financiera, al mejorar 13 puntos y quedar reducidas al 27,9 % de las familias.

Estas se centran fundamentalmente en el ocio (85,8 %), aunque todos los tipos de restricciones han visto disminuir su peso en el último quinquenio: en vestido y calzado (12,9 puntos), en ocio y en equipamiento del hogar (8,6 puntos en ambos), en alimentación (6,6 puntos) y en cuidados médicos (3,6 puntos).

En general, las condiciones de vida de la población vasca mejoraron en 2019 en relación a cinco años antes, fundamentalmente por la mejor situación económica.

La gran mayoría de las familias se encuentra en una situación definida como buena (45,3 %) o normal (50,5 %) y se reducen a la mitad, hasta el 4,2 %, las familias vascas que se encuentran en mala situación.

La evolución positiva es general en los tres territorios, pero con un ritmo desigual: Gipuzkoa es el que más ha mejorado (11,3 puntos) y se mantenía como el territorio con mayor proporción de familias con una buena situación económica (52 %). En Bizkaia llegaban al 43,6 % (+9 %) y en Álava suponen el 36,4 %.

En sentido contrario, en los tres territorios las familias que se encontraban en mala situación económica han disminuido en estos cinco años: en Álava pasan del 10 % al 4,8 %, en Bizkaia del 9,7 % al 4,9 % y en Gipuzkoa, del 6,6 % al 3 %.

En general, los hogares vascos estaban equipados y disponían de los servicios básicos, y eran muy escasos los que tenían pocos servicios (1,7 %) o pocos electrodomésticos (17,8 %), y prácticamente inexistentes en los que escaseaban equipamientos audiovisuales.

No obstante, un 1,4 % de las viviendas familiares, casi 13.000, no disponía de ningún tipo de calefacción en 2019 (-1,1 puntos). En los hogares vascos la calefacción individual es el modelo más habitual (62,2 %).

Además, más del 90 % de las viviendas se encuentran situadas en un entorno dotado de muchos servicios, frente a un 5 % que se localiza en enclaves sin servicios, bien en su entorno inmediato (a 10 minutos andando no dispone de algún servicio básico como establecimientos de alimentación, farmacias, bares o una parada de transporte local) o en su entorno próximo (a 20 minutos andando no dispone de un centro de salud, escolar, de atención ciudadana, social de base o establecimiento bancarios, entre otros).

El año pasado descendió el porcentaje de familias que percibe problemas de seguridad ciudadana en su barrio o zona de residencia. Entre las familias que perciben estos problemas (el 15,3 % del total), los más mencionados son la delincuencia (22 %) y la droga (15,3 %).

En general, todos los problemas descienden, aunque en desigual proporción, respecto a 2014. También disminuyó el número de familias que se han visto directamente afectadas en los últimos años por algún robo y se mantienen las afectadas por agresiones físicas o sexuales (2,2 %).

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD