15-06-2020 / 15:21 h EFE

Una decena de personas en Badajoz, y otras tantas en Cáceres, han reclamado este lunes un nuevo modelo asistencial público para las personas mayores, "centrado en las personas y en sus necesidades” y no en la externalización de servicios y en un modelo de gestión privada, así como dotarlo de más medios y presupuesto.

Lo han hecho con sendas concentraciones han sido convocadas por la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones con motivo del Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, que se conmemora el 15 de junio.

En la capital pacense, la Plataforma de Pensionistas de Badajoz para la Defensa del Sistema Público de Pensiones ha vuelto a salir a las calles para reclamar, esta vez, residencias de mayores públicas y dotadas con más medios y presupuesto, con el objetivo de que no vuelva a ocurrir el "caos" provocado por la pandemia de la COVID-19.

Una decena de personas se ha reunido a las puertas de la Delegación del Gobierno en Extremadura, donde uno de sus portavoces, Alonso Sánchez, ha explicado a los medios que volverán a realizar las protestas periódicamente para defender el sistema público de pensiones, reclamar una sanidad y residencias públicas y que se tomen medidas para evitar el elevado número de fallecimientos de personas más vulnerables.

Para Sánchez, la situación de “pobreza” de Extremadura ha llevado a que en el Área de Salud de Cáceres se hayan registrado 269 fallecidos, en parte por el estado en el que se encuentran las residencias de mayores.

En este sentido, ha asegurado que estos centros no cuentan con un presupuesto "decente" y no están dotadas con las camas hospitalarias, y en las que hay tienen conocimiento de que las usan como almacén.

Por ello, ha pedido la creación de un nuevo modelo de residencias adaptadas con medicalización y camas hospitalarias, además de una mayor dotación presupuestaria, tras denunciar que el Estado ha dejado de aportar a la Ley de Depencia 5.800 millones de euros entre 2008 y 2018.

En esta línea, ha señalado que no comprenden que la Junta de Extremadura, a través del Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (SEPAD), tan solo gestione 2.800 plazas residenciales, de algo más de 14.000 que hay, y 1.600 sean concertadas.

En Cáceres, alrededor de una decena de personas se han concentrado este mediodía en la Plaza Mayor, donde se ha leído un manifiesto demandando un “nuevo modelo asistencial” público para los mayores "centrado en las personas y en sus necesidades”, y no un sistema asistencial basado en la externalización de servicios y en un modelo de gestión privada, que “prioriza y prima el beneficio económico”.

Así, el nuevo modelo, a su juicio, debe estar basado en el desarrollo de programas de atención domiciliaria y de ayuda en la dependencia que favorezcan la inclusión y el envejecimiento activo “en casa o como en casa” y que contemple la “atención a la diversidad” de las personas, bien sea por su género, edad o tipo de dependencia.

Además, se solicita la mejora de la asistencia y protección a los mayores y dependientes, pues existe una “deuda” como sociedad ante “aquellas que tanto dieron”

Para el portavoz de la coordinadora en Cáceres, Javier Comín, las “carencias” en residencias y hospitales respecto a la sanidad, la “falta de medios" económicos y de personal, es “una manera de violencia” contra los mayores, que, a su juicio, también la sufren “en su propia casa cuando no reciben ayudas domiciliarias”.

En este sentido, ha criticado que durante la pandemia se hayan “cortado” las ayudas municipales de asistencia domiciliaria por parte del Ayuntamiento de Cáceres,

Asimismo, ha lamentado el aislamiento en las residencias de los ancianos sin poder recibir visitas y la situación de las viudas que han atendido a sus mayores y “que se ven discriminadas sin recibir pensiones; otra manera de violencia, no solo física, también psicológica y económica”, ha apuntado Comín.

“La deplorable y vergonzosa gestión de la crisis sanitaria en las residencias geriátricas las ha señalado como centros de muerte y de malos tratos”, expresa el manifiesto.

En él, se cuestiona la legalidad de la aplicación de “protocolos eugenésicos y triajes mórficos” que, se expone, ha “condenado a miles de personas mayores a morir en soledad y desamparo, sin recibir la debida y adecuada atención médica”.

“Ser mayor no es una enfermedad, es un proceso dentro de nuestro ciclo vital y no hay mayor maltrato, llegada cierta edad, que la precariedad económica, el abandono y la exclusión social”, ha concluido.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD