17-06-2020 / 13:52 h EFE

Euskadi es la tercera comunidad autónoma con menor tasa de feminicidios por cada millón de habitantes, 2,2, solo por detrás de Cantabria (2) y Extremadura (1,6) en el periodo comprendido entre 2003 y 2019 cuando fueron asesinadas 34 mujeres.

El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género ha hecho público un informe estadístico sobre las mil víctimas mortales de la violencia machista asesinadas entre enero de 2003, cuando se empezaron a contabilizar, y el 20 de abril de 2019, día en el que esta lacra se cobró la víctima número 1.000 en España.

Del examen se concluye que la violencia machista en el ámbito de la pareja o expareja es un fenómeno que afecta a mujeres de todos los sectores sociales y orígenes, sea cual sea su nacionalidad, grupo étnico, edad o niveles de estudios.

En el conjunto de España entre 2003 y 2019 hubo un asesinato machista a la semana, lo que arroja una media de 61,3 mujeres asesinadas al año.

En Euskadi desde que se contabilizan estos casos han sido asesinadas 34 mujeres: 21 en Bizkaia, 8 en Álava y 5 en Gipuzkoa. Durante este periodo, en todos los años, excepto en 2003, 2016 y 2019, ha habido al menos una víctima en alguno de los tres territorios. El año con el peor registro es 2004, con 4 mujeres asesinadas, todas ellas en Bizkaia.

Además, San Sebastián y Getxo (Bizkaia) son dos de las 25 ciudades del Estado de más de 50.000 habitantes en las que no se ha registrado ningún feminicidio en estos años.

El 32,4 % de las 34 mujeres asesinadas en el País Vasco habían presentado denuncia previa contra su agresor. Este porcentaje coloca a Euskadi como la sexta comunidad con una ratio más elevada, por detrás de Cantabria (44,4 %), Comunidad Valenciana (34,6 %), La Rioja (33,3 %), Extremadura (33,3 %) y Canarias (32,4 %).

En el conjunto de España, la mayoría de las mujeres asesinadas (655 en total) eran españolas y, en cuanto a las 345 víctimas extranjeras, estas procedían de América Latina (46,1 %), Europa (35,7 %), África (14,8 %) y Asia (3,5 %).

El estudio confirma que la maternidad es una de las circunstancias que aumentan el riesgo para las víctimas, ya que 3 de cada 4 mujeres asesinadas eran madres y en la mitad de los casos los hijos eran menores de edad.

Las mil mujeres asesinadas dejaron huérfanos a 765 menores, de los que 499 eran hijos del agresor.

La convivencia con el agresor es otro de los factores que aumentan el riesgo: el 60,5 % de las asesinadas mantenía la convivencia con su agresor en el momento del crimen, un porcentaje que aumenta hasta el 65 % en la segunda mitad del periodo analizado.

En 100 casos, la convivencia continuaba pese a la existencia de una denuncia previa y en 29 pese a estar activa alguna medida de protección para la víctima.

El 60,6 % de los asesinatos fueron cometidos por la pareja con la que la víctima mantenía una relación cuando ocurrieron los hechos; en un tercio (27,8 %) el autor fue la expareja y en el 11,6 % el crimen se produjo durante una crisis o cuando la relación se encontraba en una situación transitoria.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD