17-06-2020 / 15:21 h EFE

Las dos cámaras para medir la temperatura corporal instaladas el pasado 5 de junio en el hospital Mateu Orfila de Mahón no han detectado a ninguna persona que superase los 37,5 grados, han confirmado a Efe fuentes del Ib-Salud Menorca.

Las cámaras termográficas se encuentran en la puerta de acceso al centro hospitalario y en la entrada a las consultas externas.

Durante todos estos días, solamente se ha detectado a una mujer que inicialmente marcaba índices superiores a los 37,5 grados, temperatura máxima para activar un protocolo de seguridad de la COVID-19. Tras una segunda prueba, se ha constatado que no tenía fiebre.

“En ocasiones sucede este tipo de incidentes, porque se trata de máquinas muy sensibles. La segunda prueba a la mujer ha confirmado que presentaba una temperatura corporal normal”, han señalado a Efe fuentes hospitalarias.

El protocolo de actuación estipula que hasta los 37,5 grados no se considera fiebre. Si supera esta temperatura se le pregunta a dónde se dirige y, si la intención del usuario es ir a visitar a un familiar ingresado, es redirigido a su médico de familia, mientras que si el objeto de la visita es acudir al especialista, se consulta con el profesional para que decida si mantiene la consulta o la reprograma para otro día.

Además, si la persona con fiebre presentará otros síntomas propios de la infección por coronavirus, se la envía al servicio de urgencias.

El Mateu Orfila ya instaló en mayo, coincidiendo con la vuelta a la actividad presencial, un punto de control en el acceso de usuarios.

Las cámaras forman parte del paquete de 200 que adquirió el Govern balear para medir la temperatura corporal en centros hospitalarios y de atención primaria.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD