17-06-2020 / 18:42 h EFE

La Audiencia de Segovia juzgará el próximo 23 de junio a un acusado de robar desde su cargo de subdirector de una oficina de un banco en El Espinar (Segovia) más de 372.000 euros de cuentas de sus clientes entre junio de 2009 y julio de 2012.

En el escrito de calificación del fiscal, al que ha tenido acceso Efe, el Ministerio Público pide cinco años de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida y otros dos años y seis meses por falsedad en documento mercantil, ya que también se le acusa de falsificar las firmas de los titulares para conseguir su objetivo.

De acuerdo a esta acusación, de la cuenta de uno de sus clientes sustrajo hasta 176.288 euros en forma de más de 70 reintegros de diversas cantidades que oscilan entre 300 y 14.300 euros y para lo que, en algunas ocasiones, llegó a falsificar la firma del titular de la cuenta.

Seis de los reintegros de la cuenta de este cliente, subraya el fiscal, los realizó una vez este había fallecido "al no haber tenido conocimiento el acusado de tal fallecimiento", reza el escrito.

"Con la finalidad de que las cuentas de las que realizaba los reintegros tuvieran en todo momento saldo suficiente", prosigue el fiscal, el acusado efectuó diversas operaciones de traspaso y venta de valores del mismo titular, entre ellos acciones de diversas empresas, para las cuales falsificó también su firma.

El banco tomó cuenta de estas sustracciones con un saldo a favor para el cliente de 226.875 euros, que fueron abonados a su heredero.

Según la acusación pública, el entonces subdirector del banco se apropió, a través de procedimientos similares, de hasta 195.900 euros más de las cuentas de otros seis clientes, en diversas ocasiones con la falsificación de sus firmas y en otras, sin aportar un documento de soporte para los reintegros.

En la mayoría de los casos, el banco llegó a un acuerdo con las víctimas para devolverles las cantidades defraudadas, pero algunas de estas indemnizaciones no figuran como efectivamente abonadas, según el fiscal.

De acuerdo al escrito de calificación, en uno de los casos, el acusado manipuló el contrato con su cliente sin que este tuviera conocimiento para hacer figurar su número de teléfono como contacto para los mensajes de confirmación a la hora de realizar operaciones por internet.

La cantidad defraudada en esta ocasión ascendió a 103.993 euros y el banco, previo acuerdo, abonó 112.479 euros a la víctima.

Por su presunta implicación en estos hechos, el acusado deberá responder el próximo 23 de junio ante la Audiencia Provincial de Segovia, donde se enfrentará a la pena de siete años y medio de cárcel.

Además, el fiscal ha pedido en su informe preliminar que el acusado indemnice al banco para el trabajaba por las cantidades defraudadas de las que esta entidad se hizo cargo y a tres de las víctimas, que el fiscal no considera resarcidas, con 38.653 euros en total.

Según el fiscal, en el caso de dos de las indemnizaciones, que suman 22.353 euros, deberá responder de forma subsidiaria a la entidad, que figura por ello como responsable civil en este proceso.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2020
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD