22-06-2020 / 14:10 h EFE

La Mesa del Agua de Aragón se ha reunido este lunes con el objetivo de sentar las bases para un “consenso” que termine con los conflictos de las obras hidráulicas de la comunidad que en los últimos años, como Biscarrués, han acabado en los tribunales.

Los 19 integrantes del organismo se han citado en la sede del Gobierno de Aragón en una primera toma de contacto, en la que establecerán las reglas de juego para tratar de firmar un nuevo Pacto del Agua que ponga fin a los desencuentros.

La reunión se ha producido apenas un mes después de que el Tribunal Supremo ratificara la nulidad del anteproyecto de construcción del embalse de Biscarrués, que había enfrentado a varios sectores.

“Creo que debemos abandonar ya la línea que ha habido en los últimos años, donde por desgracia se han judicializado” las obras, ha expresado a los medios el consejero de Agricultura, Joaquín Olona, encargado de presidir la mesa.

Olona ha hecho un llamamiento para alcanzar un consenso por “unanimidad” de todos los participantes y ha recordado los intentos fallidos que ha habido en el pasado para lograr un pacto, como ocurrió en el año 2008.

“Es nuestra obligación como aragoneses lograr ese consenso y volver a darnos ejemplo a nosotros mismos para estar a la altura de nuestros predecesores”, ha subrayado Olona, quien se marcado el final de legislatura como plazo para haberlo conseguido.

El consejero de Agricultura ha puesto en valor este tipo de acuerdos conjuntos para poder trasladar las peticiones posteriormente al Gobierno de España, la administración que ostenta las competencias sobre la construcción de obras hidráulicas.

Las dificultades para cerrar este pacto radican en las posiciones encontradas de los participantes con motivo de la judicialización del pantano de Biscarrués, una obra que las organizaciones de regantes defendieron ante los tribunales.

“Cuando se toquen esos temas yo me levantaré y me iré”, ha expresado a los medios César Trillo, el presidente de la Federación de Regantes del Ebro y de la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón.

Trillo ha explicado que la asamblea de su organización le ha “prohibido” hablar sobre esos temas en el seno de la Mesa del Agua, por lo que no se va a “pronunciar en ese sentido”.

Más predispuesto se ha mostrado Luis Tirado, representante de los grupos ecologistas, que también formaron parte de la judicialización del proyecto del embalse, pero para reclamar su cancelación.

“Yo creo que se llegará a ese consenso”, ha defendido Tirado, quien ha abogado por recurrir a fórmulas de financiación de la Política Agraria Común para buscar el “interés por todas las partes”.

Para lograrlo, Tirado ha anunciado que pedirá que se ponga en marcha un sistema de mediación profesional que permita abordar este tipo de conflictos, al margen de las cuestiones técnicas que se presenten en las ponencias de la mesa.

“Son conflictos importantes en Aragón que hay que solucionar”, ha insistido el delegado de la organización ecologista SEO Bird Life, quien propone “plantear un folio en blanco” para que cada sector exprese sus reivindicaciones.

Más allá de la búsqueda de una solución para el futuro de Biscarrués, quedarán sobre la mesa otros asuntos como las obras de recrecimiento de Yesa o el embalse de Mularroya, que también han sembrado diferencias en los últimos años.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD