10-07-2020 / 16:02 h EFE

Paulo, 10 jul (EFECOM).- Brasil registró en junio una inflación de un 0,26 %, impulsada por el aumento en los precios de combustible y alimentación y tras dos meses de deflación como consecuencia de los impactos de la crisis del coronavirus en el consumo, informó este viernes el Gobierno.

Según el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el Índice Nacional de Precio al Consumidor Amplio (IPCA), usado como referente para la inflación, volvió a subir en junio tras registrar una deflación del 0,31 % en abril y del 0,38 % en mayo, el nivel más bajo desde 1998.

Las bajadas de abril y mayo fueron producto de la fuerte caída del consumo en medio de las medidas de restricción y paralización de actividades adoptadas para hacer frente al coronavirus, que ya deja casi 70.000 muertos y 1,7 millones de contagiados en el país.

Con la desescalada de junio, el índice acumula una subida del 0,10 % en los seis primeros meses del año y de un 2,13 % en los últimos 12 meses.

El resultado de junio se vio impulsado por el sector de alimentación y el transportes y combustibles (0,31 %), sobre todo la gasolina, que aumentó un 3,24 % tras registrar cuatro caídas consecutivas y fue el producto de mayor impacto en el indicador.

Siete de los nueve grupos investigados por el IBGE presentaron subidas de precios, entre los que destaca también el sector de alimentación y bebidas, que mantuvo su tendencia al alza y avanzó un 0,38 % frente al resultado de mayo (0,24 %), gracias a una demanda más elevada en medio de la pandemia.

"Las medidas de aislamiento social hicieron que las personas cocinen más en casa" y siguen "en vigor en gran parte del país, lo que genera un efecto de demanda y mantiene los precios en un nivel más elevado", señaló el gerente del estudio, Pedro Kislanov.

Igualmente registraron variaciones positivas en junio los precios de los artículos de residencia (1,30 %) y de salud y cuidados personales (0,35 %), mientras que los precios de ropa y calzado descendieron un 0,46 %.

La inflación en Brasil cayó gradualmente tras llegar al 10,67 % en 2015 (su mayor nivel desde 2002) y su descenso ha llevado al Banco Central a iniciar una bajada sostenida de la tasa oficial de intereses, situada hoy en mínimos históricos (2,25 %).

Para 2020, el mercado financiero, que revisó sus proyecciones en función del impacto del coronavirus, prevé que Brasil cerrará con una inflación del 1,63 %, la menor para un año en más de dos décadas, y una contracción del 6,50 % en su producto interior bruto (PIB), según analistas consultados por el Banco Central.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD