14-07-2020 / 14:00 h EFE

La empresa farmacéutica sudafricana Aspen ha propuesto a la Comisión Europea (CE) reducir un 73 % el precio de seis medicamentos sin patente contra el cáncer, después de que Bruselas abriera una investigación contra la compañía en 2017 al sospechar que vendía los fármacos por un importe excesivo.

Aspen también ha planteado como compromiso para resolver las preocupaciones del Ejecutivo comunitario que los precios, reducidos en un 73 %, sean lo máximo que la firma podrá cobrar por esas medicinas durante los próximos diez años y que esa limitación se aplique con efecto retroactivo desde octubre de 2019.

De todas formas, Aspen es libre de aplicar y acordar con los Estados miembros precios incluso menores.

Además, la farmacéutica se compromete a garantizar el suministro de las medicinas durante un periodo de cinco años (2020-2024) y en los cinco años siguientes (2025-2029) a ese primer plazo seguirá suministrando los medicamentos o permitirá que otras empresas los vendan.

Los fármacos a los que afectarían estas medidas se usan, sobre todo, para tratar la leucemia y otros cánceres hematológicos, de la sangre, como el linfoma o el mieloma múltiple. Se venden bajo el nombre de Alkeran (pastillas e intravenoso), Leukeran, Purinethol, Lanvis o Myleran, y contienen los ingredientes activos clorambucil, melfalán, mercaptopurina, tioguanina y busulfan.

Aspen adquirió los seis medicamentos de otra compañía en 2009, pero la patente había expirado 50 años antes.

Los compromisos de Aspen cubren todo el Espacio Económico Europeo (EEE), excepto Italia, donde las autoridades nacionales de la competencia ya tomaron medidas al respecto.

En cualquier caso, no todos los seis medicamentos se venden en cada país del EEE.

Bruselas indicó este martes en un comunicado que ahora invita a todas las partes interesadas a transmitir su opinión sobre los compromisos ofrecidos por Aspen en un plazo de dos meses desde su publicación en el boletín oficial de la UE.

A partir de todos los comentarios recibidos, la CE tomará después una decisión final sobre si los compromisos resuelven los problemas de competencia.

Tras la investigación formal abierta por el Ejecutivo comunitario en mayo de 2017, la Comisión tenía "serias preocupaciones" de que Aspen estuviera abusando de su posición dominante en varios mercados nacionales al imponer precios excesivos a los seis medicamentos.

Tras adquirir los productos, la empresa empezó a subir los importes en Estonia, Alemania, Letonia, Lituania, Polonia, Suecia y el Reino Unido en 2012 y después siguió la misma estrategia en todos los países europeos en los que vendía las medicinas.

El análisis preliminar de la CE sobre las cuentas de Aspen demostró que, tras el aumento de los precios, la farmacéutica ha logrado "de manera consistente" beneficios "muy elevados" por la venta de los medicamentos contra el cáncer en el Viejo Continente, tanto en términos absolutos como si se comparan con los beneficios de empresas similares en la industria.

Bruselas agregó que los importes de los fármacos de Aspen "excedían sus costes relevantes en casi un trescientos por ciento de media" y explicó que la empresa se apoyaba en el hecho de que los pacientes y médicos apenas tenían alternativa a los productos de la firma sudafricana.

Según la CE, cuando las autoridades nacionales intentaron resistirse al incremento de precios, Aspen llegó a amenazar con retirar esos productos de la lista de medicinas reembolsables "y en algunos casos estaba preparada para incluso retirarlos del suministro normal en el mercado".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD