16-07-2020 / 18:51 h EFE

El Gobierno alemán protestó hoy por la "inexplicable" condena dictada en Turquía contra el periodista germano-turco Deniz Yücel, una sentencia que, advierte, impide una "normalización" de las relaciones con Berlín y el conjunto de la Unión Europea (UE).

La sentencia contra Yücel, condenado a dos años y nueve meses de cárcel tras ser declarado culpable de "propaganda terrorista", envía una "señal absolutamente falsa", reveladora de las "notables diferencias" existentes en la forma de entender la libertad de prensa, afirmó el ministro de Exteriores, Heiko Maas.

Este proceder "no contribuye" a mantener una relación de confianza con los fundamentos legales de Turquía, sostuvo el ministro en un comunicado, donde se recuerda que, además, hay ahora mismo otros ciudadanos alemanes en cárceles turcas.

Dadas estas circunstancias, no es de esperar una "normalización" de las relaciones con Turquía ni por parte de Alemania ni por el conjunto de la Unión Europea (UE).

La reacción de Berlín sigue a la sentencia dictada hoy contra Yücel, un caso que ya en el pasado provocó un conflicto diplomático entre ambos países, cuyas relaciones llevan años deterioradas por distintos contenciosos.

Yücel, periodista del diario "Die Welt", pasó ya un año de prisión preventiva en Turquía por esas acusaciones, hasta que fue autorizado a regresar a Alemania, a la espera de sentencia, en medio de intensas negociaciones entre Berlín y Ankara.

El tribunal declaró culpable a Yücel, quien sigue en su país y no asistió a la lectura de su sentencia por un delito de "propaganda a favor de la organización terrorista armada PKK (el Partido de Trabajadores de Kurdistán, la guerrilla kurda activa en Turquía)".

La pena contra el periodista, que tiene doble nacionalidad, es a un año y medio de cárcel, aumentado a 2 años y 9 meses por considerar que ha cometido ese delito "en la prensa y reiteradamente".

Los cargos se fundamentan en una entrevista a un dirigente del PKK, si bien el propio Tribunal Constitucional turco consideró en 2019 injustificada su prolongada estancia en prisión preventiva.

Yücel ha sido absuelto, en cambio, de las acusaciones de incitación al odio y de propaganda a favor de la cofradía del predicador islamista Fethullah Gülen, al que Ankara atribuye el fallido golpe de Estado de 2016.

El caso del periodista, detenido cuando trabajaba como corresponsaldel grupo Springer, tensó las relaciones entre Turquía y Alemania, donde viven más de tres millones de ciudadanos de origen turco, el mayor colectivo de nacionales con raíces extranjeras del país.

Ankara y Berlín se han enredado en sucesivos rifirrafes bilaterales desde que Alemania reconoció el genocidio de los armenios bajo el Imperio otomano, en junio de 2016.

El Gobierno de la canciller Angela Merkel ha tratado de suavizar reiteradamente los disensos con ese estratégico socio de la OTAN, mientras mediaba por la liberación de Yücel u otros alemanes asimismo detenidos en los últimos años en Turquía por acusaciones similares.

Merkel, además, ha defendido la necesidad de mantener abierto el diálogo con Turquía, país que además fue clave en la búsqueda de soluciones durante la crisis migratoria de 2015, año en que Alemania recibió a un millón de refugiados.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD