21-07-2020 / 14:00 h EFE

La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional (AI) exigió hoy a las autoridades tunecinas que inicien una investigación exhaustiva, independiente y efectiva sobre la violenta represión de las protestas sociales de El Kamour, que tuvo lugar hace un mes en la depauperada región petrolera de Tataouine, en el sur de Túnez.

Los manifestantes volvieron a organizarse y la semana pasada entraron en el yacimiento petrolero y bloquearon una de sus válvulas para exigir al Gobierno que cumpla con la promesa de inversión y creación de empleo que hizo en 2017, fecha en la que se endurecieron las protestas.

"Los manifestantes en Tataouine exigían la implementación de un acuerdo de 2017 cuando la policía intervino para dispersar la sentada. Amnistía Internacional ha concluido que las fuerzas de seguridad detuvieron arbitrariamente a decenas de manifestantes y utilizaron fuerza innecesaria y excesiva, incluso mediante palizas y el despliegue de gases lacrimógenos", denunció este martes AI.

"La gente protesta porque vive en situaciones económicas difíciles. En lugar de golpearlos y arrestarlos, el gobierno debería centrarse en abordar los problemas subyacentes que han llevado a las personas a salir a las calles una y otra vez ", explicó en una nota Amna Guellali, subdirectora de Amnistía Internacional para Oriente Medio y África del Norte.

En este contexto, la organización reveló que ha revisado fotografías y vídeos filmados por algunos manifestantes y reporteros locales, y estudió las declaraciones del Ministerio de Interior y las autoridades locales, por lo que pide una investigación exhaustiva.

"Solo una investigación independiente puede disuadir el uso de fuerza excesiva en el futuro. Cualquier persona que se considere responsable de haber usado la fuerza ilegalmente, incluso golpear brutalmente a los manifestantes y disparar gases lacrimógenos indiscriminadamente, debe rendir cuentas", agregó.

Túnez vive desde hace meses una grave crisis económica y política, agudizada por el impacto de la pandemia de la COVID-19 y por la renuncia la semana pasada del primer ministro, Elyas Fakhfakh, cercado por una denuncia de corrupción.

El Gobierno está desde entonces en funciones, a la espera de que el presidente de la República, Kaïes Said, designe a un sustituto que tendrá dos meses para ganar la confianza del Parlamento antes de que la ley obligue a disolver la Cámara y convocar legislativas, que serían las segundas en un año.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD