21-07-2020 / 20:11 h EFE

l, 21 jul (EFECOM).- Los ingresos por la venta de petróleo y gas, principal fuente de riqueza nacional, caerán en más de 10.000 millones de dólares este año, anunció este martes el ministro argelino de Energía, Abdelmadjid Attar.

En declaraciones a la radio nacional, el responsable achacó el desplome al impacto mundial de la pandemia del coronavirus y en un segundo plano a la crisis sistémica del mercado, con los precios del barril en acusado descenso desde 2014.

"Estamos en una situación que es realmente difícil porque el mercado petrolero se desploma desde 2014, pero también por la Covid-19. En el sector de hidrocarburos, este año prevemos ingresar 23.000 millones de dólares frente a respecto a 33.000 del pasado año, una diferencia destacable", afirmó el ministro.

Attar, designado a finales del pasado año, admitió, asimismo, que la nueva ley de hidrocarburos, aprobada meses atrás y que no se prevé que entre en vigor hasta septiembre, también ha generado incertidumbre en los inversores extranjeros "que están esperando a su aplicación antes de decidir si vienen o no a Argelia", país miembro de la OPEP.

La economía de Argelia, noveno productor de gas del mundo y 19 en la lista petrolera, depende de estas dos materias primas, que suponen el 95 por ciento de la exportaciones en un país con cerca de 50 millones de habitantes, sin apenas tejido industrial y una agricultura precaria.

La situación se ha agravado con el impacto del coronavirus, que ha obligado a cerrar el país y que ha puesto en evidencia el desastroso sistema sanitario, considerado el peor de las naciones del norte de África.

El descenso de los precios y de los costes de transporte del gas licuado desde otros países, en particular desde Estados Unidos, ha llevado a clientes tradicionales de Argelia a pedir una revisión a la baja de los precios, lo que ha desencadenado amenazas de arbitrajes internacionales como el que planea sobre el contrato con la española Naturgy, segundo cliente de Argelia.

A la crisis económica, se suma la crisis social y política que en febrero de 2019 desencadenó el movimiento de protesta popular masivo "Hirak", todavía en marcha pese a las restricciones de movimiento en la calle por la pandemia y los intentos del régimen por desactivarlo.

VUELTA A LA PRODUCCIÓN EN SKIKDA

La noticia esperanzadora para Argelia es, no obstante, la recuperación de la producción en el complejo de licuefacción de gas natural (GNL) en la ciudad de Skikda (GL1K), situado en el noreste del país, tras seis meses sin actividad debido a "tranajos periódicos de mantenimiento".

En un comunicado difundido hoy, la compañía nacional de hidrocarburos Sonatrach explicó que una de las catorce turbinas se paró el pasado febrero y hubo que reemplazar las partes dañadas por otras nuevas.

La producción del GNL no se vio afectada gracias a las contribuciones combinadas de los complejos GL1Z, GL2Z y GL3Z en la ciudad portuaria de Arzew, en Orán (noroeste) y se pudo cumplir con los compromisos con los socios de Sonatrach, principalmente en España y Francia, los primeros clientes de Argelia, recordó el presidente ejecutivo de la empresa, Toufik Hkkar.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD