24-07-2020 / 12:51 h EFE

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de prisión permanente revisable para un hombre que asesinó a una mujer en Pilas (Sevilla) con la finalidad de ocultar un intento previo de violarla, en lo que fue la primera sentencia con la máxima condena que ha dictado la Audiencia Provincial de Sevilla.

En una sentencia del 22 de abril del 2019, el Tribunal del Jurado condenó a E. R. R. a prisión permanente revisable y le impuso otros ocho años de cárcel por agresión sexual en grado de tentativa, así como el pago de varias indemnizaciones por un total de 254.880 euros, por unos hechos ocurridos el 12 de marzo del 2017.

En la sentencia de apelación, del 4 de octubre del 2019, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmó la pena aunque estimó parcialmente el recurso del condenado y eliminó el ensañamiento.

La Sala de lo Penal del Supremo, en otra sentencia emitida el 21 de julio a la que ha tenido acceso Efe, considera compatible aplicar el artículo 139.1.4 del Código Penal, que agrava el homicidio cometido con la finalidad de ocultar un delito y lo convierte en asesinato, y el 140.1.2, que establece un tipo hiperagravado castigado con la prisión permanente revisable cuando el asesinato es subsiguiente a un delito contra la libertad sexual.

El ponente, Manuel Marchena, explica que el acusado "ejecutó dos hechos secuencialmente unidos" con la intención "inicial" de violar a la víctima y "una voluntad sobrevenida de acabar con su vida ante el riesgo de ser identificado".

Por tanto, "cosificó" a la mujer, "la convirtió en un instrumento para su inmediata satisfacción sexual y cuando constató que no podía culminar su propósito y que podía ser descubierto, decidió matarla".

En otras palabras, "vio en ella la persona sobre la que podía volcar su incontrolada pulsión sexual y, una vez se percató de que no podía satisfacer su propósito inicial, decidió matarla", por lo que "sólo fue un momentáneo instrumento de placer interrumpido que no merecía seguir viviendo".

La sentencia, facilitada por la oficina de comunicación del TSJA, añade que el legislador, "con deficiente técnica y bordeando los límites impuestos por la proscripción del non bis in idem", que impide castigar a una persona dos veces por el mismo hecho, "ha querido que el asesinato "cometido con vocación de impunidad" cuando el delito "inicial" es contra la libertad sexual "sea castigado con la máxima pena".

El Supremo mantiene la condena pese a estimar parcialmente el recurso del procesado y revocar la concurrencia de alevosía, lo que lo lleva a calificar los hechos como asesinato por tratarse de un homicidio perpetrado para facilitar la comisión de otro delito o impedir que se descubra.

La sentencia también cuenta con el voto particular de dos de los magistrados que la firman, Antonio del Moral y Andrés Palomo, que consideran que el tribunal utilizó una misma circunstancia, la finalidad autoencubridora del asesinato respecto a la violación, para agravar doblemente el hecho, lo que es incompatible.

Según estos jueces, no debió imponerse la máxima pena sino otra de entre quince y veinticinco años de cárcel por un delito de asesinato del artículo 139.1.4 que se sumaría a los ocho de la tentativa de agresión sexual, con un máximo de cumplimiento efectivo de veinticinco años.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD