27-07-2020 / 14:50 h EFE

La Dirección General de Salud Pública y Participación ha recomendado este lunes prevención ante la llegada de las altas temperaturas, por el pronóstico de máximas elevadas previsto esta semana, y ha recordado que el verano pasado atendió a 9 personas por golpe de calor en Baleares, una de las cuales murió.

La gente de más de 80 años o que mayores que viven solos o están enfermos, los niños, los enfermos crónicos y las personas que trabajan al aire libre son los más vulnerables, ha señalado la Conselleria de Salud y Consumo en un comunicado.

Salud Pública dispone de un sistema de vigilancia de junio a septiembre, con información permanente y actualizada de la situación, para orientar de forma adecuada las estrategias preventivas de los efectos adversos asociados al calor.

Entre otros parámetros, se monitoriza el número de casos de golpe de calor, cuya media es de 2-3 anuales.

En el verano de 2019 se confirmaron 9 casos, de los que uno falleció. El rango de edad de los casos fue de los 12 a los 79 años.

Tres casos se asociaron a exposición en el ámbito laboral; cuatro a una exposición solar intensa y continuada en la calle, playa o similares, uno se asoció al consumo de drogas en el contexto de un festival de música, y un último caso a ejercicio físico intenso (prueba de triatlón).

El Servicio de Prevención de la Enfermedad de la Dirección General de Salud Pública recuerda que el golpe de calor es una situación que puede llegar a ser grave.

Se produce cuando la temperatura corporal llega a los 40 grados y el cuerpo no puede reducirla de forma eficaz, y normalmente es consecuencia de permanecer de forma prolongada en ambientes muy calurosos o de realizar una actividad física intensa cuando hace mucho calor.

Para evitar el golpe de calor, recuerdan que las personas con mayor riesgo son los mayores de 65 años, sobre todo si viven solos o son dependientes; así como los bebés y niños pequeños, las personas con enfermedades crónicas (cardiovasculares, respiratorias, diabetes u obesidad), con determinadas medicaciones (antidepresivos, diuréticos, antihipertensivos), quienes trabajan en ambientes calurosos y las personas que practican ejercicio físico intenso en las horas de más calor.

Los síntomas del golpe de calor son temperatura muy elevada; piel enrojecida, caliente y seca, pulso acelerado y respiración rápida, calambres, dolor de cabeza, náuseas o vómitos, somnolencia y mucha sed. También puede haber confusión, convulsiones y pérdida de conocimiento, que a veces es el primer síntoma en los mayores.

Para prevenirlo, aconsejan cerrar las ventanas, bajarr las persiana y cerrar las cortinas cuando dé directamente el sol; ventilar la casa sólo a primera y última hora del día, procurar estar en las habitaciones más frescas, ducharse una o dos veces al día y pasarse toallas húmedas por la piel.

Recomiendan evitar salir durante las horas de mayor calor y sobre todo evitar las actividades físicas intensas. Aconsejan hacer las compras, gestiones, visitas y ejercicio en las primeras y últimas horas del día, que se intente ir por la sombra y no dejar nunca a nadie dentro de un vehículo aparcado, ni siquiera con las ventanas abiertas.

Salud Pública recomienda beber en abundancia, aunque sea sin sed, y sobre todo agua a temperatura ambiente, no muy fría. Los zumos de fruta, la leche o sopas frías como el gazpacho, ayudan a estar muy hidratados. Se deben evitar las bebidas alcohólicas porque el alcohol deshidrata y las bebidas excitantes (como el café o el té) o con mucho azúcar.

Aconsejan también comer más verduras y frutas y evitar las comidas copiosas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD