28-07-2020 / 13:31 h EFE

El puerto de Bilbao movió durante el primer semestre del año 16,38 millones de toneladas de mercancías, lo que supone un descenso del 6,82 %, 1,2 millones de toneladas, respecto al mismo periodo del año pasado, debido a la crisis derivada de la Covid-19.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Barkala, ha realizado un balance de la actividad portuaria en el primer semestre del año, que ha calificado de “malo”, aunque ha considerado que los resultados obtenidos han sido “menos malos que otros y menos malos que los esperados”.

Barkala ha señalado que el descenso de tráficos en el puerto de Bilbao ha sido menor que el del conjunto de Puertos del Estado, un 10 % a finales de mayo, y que el de los puertos de la cornisa cantábrica, un 14% en ese mismo mes, unos datos que “en junio no van a ser mejores”.

Ha manifestado que 2020 está siendo “un año muy duro” y “muy malo para todos” y ha asegurado que “tampoco las previsiones de cara al segundo semestre son las más halagüeñas del mundo”.

Cuestionado por las perspectivas respecto al tráfico de mercancías al cierre del ejercicio, ha señalado que “con todas las incertidumbres que tenemos” la Autoridad Portuaria de Bilbao ha incluido en el plan de empresa que ha presentado a Puertos del Estado un descenso de un 11 %.

En el primer semestre, la cifra de negocio ha ascendido a 32,3 millones de euros, frente a los 34,8 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, lo que representa un 7,2 % menos de facturación, debido al descenso del tráfico portuario y a la aplicación desde mayo de 2019 de una nueva valoración de terrenos y lámina de agua.

El mayor volumen de tráfico de mercancías corresponde a los graneles líquidos con 9,76 millones de toneladas, un 2 % menos (205.000 toneladas), debido a la parada de una de las líneas de refino de Petronor por la falta de demanda, lo que ha provocado una fuerte caída del crudo y el fuel pesado.

En el lado positivo se ha situado el tráfico de gas natural con “un gran crecimiento”, que no solo consolida el movimiento récord registrado el pasado año, sino que aumenta un 21 % y alcanza ya la cifra de 2,22 millones de toneladas.

Los graneles sólidos son los que más retroceden, un 16 %, hasta situarse en 2,08 millones de toneladas, con 59 buques menos, por la caída en la exportación de cemento y clínker, minerales no metálicos, chatarras y habas de soja, aunque se ha registrado un aumento del 17 % en el coque de petróleo.

La mercancía general, la que más valor añadido tiene para la comunidad portuaria, baja en su conjunto un 11,44 %, al pasar de los 5,11 millones de toneladas de 2019 a 4,53 millones de este año, por la caída en la mercancía en contenedor de 434.000 toneladas y 39.700 TEUs menos.

Destacan, en contenedor, las caídas de los materiales de construcción y el apartado de automóviles y sus piezas; mientras que crecen los aceites y grasas, los productos alimenticios o los pescados congelados, con un incremento del 242 % de los productos perecederos en contenedores refrigerados.

La mercancía general convencional baja un 9 %, con los productos siderúrgicos, los que más peso tienen en este apartado, ya que representan el 63 % de la mercancía general convencional, que descienden en 107.000 toneladas.

En cuanto al embarque de piezas especiales, el puerto ha recibido 2.295 transportes especiales, un 11 % más, con un crecimiento del 24 % en los productos eólicos, hasta alcanzar las 96.711 toneladas, lo que significa que Siemens Gamesa y Haizea Wind “han incrementado notablemente sus tráficos”.

Los principales mercados, en tráfico total, son Rusia, Reino Unido, Estados Unidos y México, aunque si se analizan los tráficos de mercancía en contenedores, en importación serían China, Reino Unido y Holanda; y en exportación, Reino Unido, Irlanda y Estados Unidos.

Barkala ha calificado de “drama” las cifras de pasajeros, con 17.555 pasajeros en el ferry, un 63 % menos, y ninguna escala de cruceros en un año “bonito que pudo haber sido y no será”, ya estaban previstos más de 65 cruceros con más de 80.000 pasajeros esta temporada.

Las medidas estructurales de apoyo económico en vigor del Plan Estratégico 2018-2022 de la Autoridad Portuaria suponen para los usuarios del Puerto de Bilbao un ahorro de 4,4 millones de euros en tasas portuarias al año, a lo que se añaden las medidas coyunturales adoptada por la pandemia.

Barkala ha señalado que esas medidas suponen una inyección temporal de liquidez a clientes y proveedores hasta un máximo de 54.800.000 euros, con aplazamientos tasas de ocupación y utilización, y una reducción de tasas portuarias de hasta un máximo de 5.250.000 euros.

Además, ha destacado que se mantienen las inversiones previstas con proyectos que suman unos 67 millones de euros, como la urbanización de la primera fase del espigón central, la ampliación del muelle AZ1 o el acondicionamiento estructural de pavimento en el muelle A2.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD