10-08-2020 / 16:00 h EFE

El Ayuntamiento de Sant Josep ha ordenado, por segundo día consecutivo, el cierre de los accesos a Platges de Comte y a Cala Bassa ante la aglomeración de personas y en prevención por la covid-19.

Además, el Consistorio ha anunciado que la situación en la playa de ses Salines "también preocupa" al encontrarse al 90 % de su capacidad, han indicado en una nota.

En el caso de Platges de Comte se han contabilizado 800 personas, al límite de su capacidad, mientras que en Cala Bassa la asistencia ronda los 1.200 usuarios.

Ante esta situación, los agentes de la Policía Local de Sant Josep han habilitado un control en la carretera de acceso de Comte para desviar el tráfico hacia Cala Vedella y Cala Tarida, donde la situación es mucho "más adecuada" para mantener las medidas de autoprotección.

En Cala Bassa, por su parte, los responsables de los aparcamientos informan a los usuarios del cierre y de la obligación de dar media vuelta.

Asimismo, se ha informado a taxistas y otros servicios de transporte de la situación para que no lleven a más personas a estos puntos, excepto aquellas que tengan reserva confirmada a alguno de los restaurantes de estas calas.

El Consistorio ya se vio obligado en el día de ayer a restringir el acceso tanto en Comte por el mismo motivo.

El equipo de gobierno de Sant Josep pide a la ciudadanía que evite las aglomeraciones y zonas masificadas por la propia seguridad.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD