11-08-2020 / 11:40 h EFE

El área de Presidencia, Hacienda y Modernización del Cabildo de Tenerife ha puesto en marcha un proceso participativo entre el personal para planificar la implantación del teletrabajo de manera estable en la corporación insular, para lo que ha recibido un total de 3.705 propuestas.

La consejera del área, Berta Pérez, valora en un comunicado la elevada participación e implicación del personal en este proceso, en el que a las reuniones periódicas que se están manteniendo, en las que participan de manera estable unas 80 personas, se añade la cumplimentación de un cuestionario que ha realizado casi el 60% de las 899 personas a las que se ha dirigido, un total de 523.

“Actualmente se está llevando a cabo un análisis pormenorizado de todas las aportaciones y propuestas que hemos recibido y que suman un total de 3.705, una cifra muy elevada que da cuenta del interés del personal de esta corporación por el proyecto serio, seguro, riguroso y factible de teletrabajo que planteamos”, explica la consejera.

Este proceso de implantación del teletrabajo de manera estable en el Cabildo podrá servir de experiencia a otras administraciones, como los ayuntamientos de la isla, a las empresas privadas en sus propias iniciativas para la adopción de este sistema.

Las 3.705 propuestas y sugerencias recibidas se han agrupado en cinco categorías para sistematizar y analizar mejor la información.

Así, la mayoría de las aportaciones están vinculadas a la dotación de medios técnicos y conexiones, la prevención de riesgos laborales, el trabajo en equipo, la organización del trabajo y la experiencia personal y pertinencia del teletrabajo.

La directora insular de Recursos Humanos, Lidia Pereira, destaca que la implementación está prevista hasta julio de 2021 y señala, entre los objetivos del teletrabajo, la mejora de gestión del servicio público para la ciudadanía de Tenerife, y de la conciliación de la vida laboral y personal.

Por su parte, el director insular de Modernización, Daniel González, indica que la implantación estable del teletrabajo es una pieza fundamental del Plan de Modernización 2020-2023 y señala algunas ventajas de este sistema, como la reducción de costes, tanto para la administración pública como para el personal, así como una mejora de los problemas de movilidad y contaminación, al reducirse los desplazamientos al centro de trabajo, entre otras cuestiones.

El director insular apunta que la huella de carbono del personal en teletrabajo es de 1.827,63 toneladas de CO2 al año y la reducción de impresiones de papel es del 79%.

Los resultados preliminares del cuestionario realizado al personal de la corporación insular revelan que el 92% de los participantes considera que el teletrabajo es una opción viable para el desempeño de su puesto de trabajo; un 62% valora su experiencia personal relacionada con el trabajo a distancia y un 75% cree que el teletrabajo facilita la conciliación de la vida laboral, personal y familiar.

El 93,5% de las personas siente que el trabajo que ha desarrollado en este tiempo ha sido útil y ha contribuido a los objetivos estratégicos de su área.

En general el teletrabajo es una opción bien recibida por la práctica totalidad de encuestados siempre que se cumplan ciertas cuestiones, como la combinación con el trabajo presencial, la dotación de los medios técnicos y materiales necesarios, que se establezcan objetivos claros y equitativos y que se lleve un control de su cumplimiento, entre otras.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2021
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD