20-08-2020 / 18:09 h EFE

Agentes de la Comisaría Provincial de Burgos detuvieron la noche del pasado domingo en la capital burgalesa a un hombre de 32 años como presunto autor de los delitos de malos tratos y de agresión sexual, según ha informado este jueves la Policía Nacional.

La actuación se inició después de que una joven, de 21 años, solicitara en la calle el auxilio de una viandante para que llamara a la Policía.

Le contó que había sufrido una agresión por parte de su pareja, a la que conocía desde hace un año y con la que había iniciado una relación sentimental en junio, el supuesto agresor también habría roto el teléfono móvil de la víctima.

Dos patrullas se personaron en la dirección indicada y encontraron a la joven en la vía pública, nerviosa y con marcas evidentes y compatibles con una agresión, por lo que solicitaron la presencia de personal médico para que la atendiera.

En los primeros momentos la chica contó que esa tarde había sufrido una agresión sexual y física por parte de su novio, con el que había iniciado una relación sentimental sin convivencia hacía dos meses.

Una vez facilitó el domicilio dónde se encontraba el presunto agresor, los agentes subieron a la vivienda para detenerle e intervenir su teléfono móvil, por si pudiera contener imágenes de la víctima obtenidas contra su voluntad.

Tras los trámites oportunos, una vez que la víctima fue asistida en el hospital y estuvo en condiciones de prestar declaración, donde declaró que antes de la agresión su novio le había exigido que le entregara su teléfono móvil y, al negarse, se lo arrebató por la fuerza para acceder a los contactos y datos del terminal.

Después, él continuó preguntando si tenía otro novio, mostrándose violento cuando le contestaba que no, por lo que golpeó el móvil de ella contra la pared hasta fracturarlo.

Seguidamente, y empleando la fuerza, la vejó, le quitó la ropa y empezó a grabarla con su teléfono al tiempo que quería obligarla a mantener relaciones sexuales.

La víctima explicó que al gritar y pedir ayuda su agresor siguió golpeándola y finalmente la echó del piso semidesnuda, sin permitirle recoger su ropa.

La joven recordó que desde el principio de la relación se había mostrado celoso y controlador y era habitual que se enfadara con ella, aunque hasta la fecha no la había agredido.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD