22-08-2020 / 12:59 h EFE

La presidenta de la Asociación de Ayuda a la Dependencia y enfermedades raras de Castilla y León, Yolanda de la Viuda, ha reclamado este sábado que se implanten medidas y se dote de recursos al colectivo de cara al inicio del curso escolar, del que dicen que es "inviable" que se ejerza de manera online.

Miembros de la asociación se han concentrado frente a la Consejería de Educación para denunciar la "preocupación" que les genera el desconocimiento de cara al inicio del curso escolar, para un colectivo de niños y jóvenes que es "más vulnerable".

Por ello han pedido que se garanticen tanto el derecho a salvaguardar la salud de sus hijos como el de la educación, y no se les tilde de "insumisos" por no querer llevarles a los centros como dijo la consejera de Educación, Rocío Lucas.

A la consejera le han pedido que se reúna con la asociación tras tres semanas de intentos en las que "no se ha puesto nadie en contacto", lo que a los padres genera "incertidumbre" a unas semanas del inicio del curso.

Tras el confinamiento que comenzó en marzo, de la Viuda ha señalado el "desgaste físico y emocional" que produjo tanto en los niños como en los padres, pues ha confesado que "un cuidador son dos vidas", por lo que ha pedido apoyo psicológico para las familias del colectivo.

De la educación online ha dicho que es "inviable", puesto que este colectivo trabaja a diario a base de "vivencias y contacto", lo que asegura no puede ser sustituido por las clases telemáticas.

Ha reclamado la bajada de ratios de los profesionales educativos que tratan a los alumnos, y que se anuncien medidas para garantizar la seguridad sanitaria de los centros.

"Muchos de nuestros niños duermen con respiradores, un catarro ya les altera todo el sistema de salud", ha lamentado la presidenta de la asociación, quien ha confesado que "muchas familias están planteando no llevarles al colegio".

Ante la disyuntiva de no ir a clase y no poder recibir formación online, en la asociación piden medidas sanitarias en los centros y que se les dote de recursos para que se eduque en los domicilios, por ejemplo con la asistencia de los profesionales a las viviendas.

"No es un miedo infundado, es un miedo real. Hemos visto a nuestros hijos en una línea muy fina entre la vida y la muerte", ha incidido.

Por su parte, la presidenta de la asociación de padres del colegio de educación especial nº1 de Valladolid, Rebeca Medina, ha apuntado a la "incertidumbre" ante la falta de información para un colectivo de patologías diversas al que el COVID-19 "afecta muchísimo más".

Medina ha propuesto que se tomen medidas como por ejemplo la instalación de mamparas en los centros y otras que garanticen "al cien por cien" la seguridad de los niños y jóvenes, que en muchos casos no pueden portar la mascarillas por problemas de salud.

Durante el Estado de Alarma y el confinamiento, Rebeca Medina, madre de un niño con discapacidad intelectual y motriz, ha reconocido que se sintieron "muy arropados" por el centro, aunque ha evidenciado el retraso que supone para la educación de los jóvenes sustituir a los profesionales que les tratan habitualmente por sus padres a la hora de seguir el ritmo de las clases.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD