24-08-2020 / 14:39 h EFE

Tras afirmar el pasado julio que permitiría la entrada de turistas en septiembre, las autoridades de la isla indonesia de Bali ha dado marcha atrás y ha informado de mantendrá la prohibición al menos hasta finales de 2020.

En un comunicado, el Gobierno local afirmó que la situación en Indonesia continúa siendo crítica debido al aumento de los casos de la COVID-19, por lo que el país ha decidido mantener sus fronteras cerradas a los viajeros extranjeros.

Por el momento, ningún país del Sudeste Asiático ha anunciado cuándo volverá a abrir sin restricciones sus fronteras a los turistas, con la excepción de Camboya, que las comenzó a abrir a finales de mayo, aunque con unas condiciones sumamente estrictas.

Los turistas que vayan a Camboya deben pagar un depósito de 3.000 dólares (2.600 euros) a la llegada que es devuelto si da negativo el test de COVID-19 realizado al entrar.

La isla de Bali recibió el año pasado en torno a 6,3 millones de turistas, según datos de las autoridades locales, lo que la convierte en el principal destino turístico de Indonesia.

Con 155.000 casos detectados y 6.759 muertos, Indonesia es uno de los países más afectados en el Sudeste Asiático por la pandemia, pero el nuevo coronavirus ha sido más benévolo en Bali, donde se han detectado 4.576 casos y han fallecido 52 personas, a pesar de que las restricciones han sido relativamente laxas.

Indonesia cerró la entrada a visitantes extranjeros en marzo, pero algunos que ya se hallaban en Bali decidieron quedarse y las autoridades locales calculan que, desde entonces, alrededor de un millar de turistas permanecen en la isla, la mayoría procedentes de China, aunque también del Reino Unido, Canadá, Holanda, Francia o Argentina.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2021
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD