28-08-2020 / 18:29 h EFE

La población de Líbano puede pasar hambre en poco tiempo si la comunidad internacional no ayuda a este país tras la gigantesca explosión en el puerto de Beirut, donde llegaba la mayoría de los alimentos que consumía la gente y que eran importados, dijo hoy un experto de la ONU.

"La explosión destruyó la principal fuente de alimentos del país y lo ha empujado al borde de una crisis de hambre", advirtió el relator especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Michael Fakhri.

El sistema alimentario libanés siempre ha sido frágil porque depende a 85 % de las importaciones de alimentos y la situación es ahora crítica porque el puerto de Beirut manejaba el 70 % de las importaciones totales antes de la explosión.

El pasado 4 de agosto, una explosión de origen desconocido de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaban seis años almacenados sin custodiar en el puerto de Beirut provocó la muerte de 182 personas y heridas a más de 6.000, además de asolar por completo algunos barrios de la capital.

El relator dijo que la deflagración destruyó además 15.000 toneladas de trigo, frutos secos y cebada que estaban almacenadas en el puerto y, como el país no contaba con un depósito nacional de grano, corre el riesgo de quedarse sin harina a mediados de noviembre, a menos que otras naciones le ayuden.

Fakhri indicó que si a esto se agrega la crisis sanitaria por la COVID-19, la grave devaluación de la moneda nacional y la crisis económica que ya afectaba a Líbano, se entiende que en estos momentos la gente está luchando por tener acceso alimentos.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2021
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD