01-09-2020 / 14:59 h EFE

Entre pequeños pucheros, Martín sonríe al volver a los brazos de su madre después de su primer día de guardería del curso 2020/2021, una imagen que podría asociarse a cualquier arranque de educación no obligatorio, sólo que esta está marcada por la incertidumbre y la inquietud ante la pandemia del coronavirus.

En el anterior curso Martín sólo acudió un par de días a la guardería ya que con el cierre de las escuelas en marzo tuvo que pasar todos estos meses con sus padres en casa.

Paloma, su madre, reconoce la incertidumbre que le provoca el virus pero prefiere que su hijo “socialice, establezca rutinas y se desarrolle con otras personitas”.

Las escuelas infantiles privadas de la Comunidad de Madrid son las precursoras en la vuelta al colegio en la región, ya que algunas de ellas han empezado a abrir sus puertas para recibir alumnos tras las vacaciones de verano con medidas de precaución para evitar contagios por coronavirus

En la educación pública y concertada los primeros en volver serán los alumnos del primer ciclo de Educación Infantil (0-3 años), a partir del viernes 4 de septiembre, aunque las escuelas infantiles municipales de la capital abrirán el 7 de septiembre.

“Los niños han vuelto con muchas ganas y los padres con muchos miedos”, ha comentado a Efe Sonia Díaz, coordinadora de la escuela infantil Las Acacias de Madrid y profesora del mismo, quien como madre también se preocupa por la salud de sus hijos.

Está “tranquila” ante los protocolos sanitarios que están aplicando los centros y la supuesta menor incidencia del coronavirus en los más pequeños, ya que según el estudio serológico que hizo el Ministerio de Sanidad la incidencia del coronavirus en niños se sitúa en torno a un 3 por ciento.

Lucía es otra de las madres que ha decidido llevar a Fernando, de veinte meses, este lunes a la escuela Las Acacias: “Después del confinamiento iba persiguiendo a otros niños por el parque, al igual que en la calle o este verano en la plata. Necesita estar con otros niños y estimularse, no nos podemos doblegar al miedo”.

Limpieza de manos, toma de temperatura y desinfección de los zapatos es el primer paso para que los niños entren al centro, mientras se despiden de sus padres, que no pueden entrar al recinto.

En el interior del mismo, las profesoras están provistas con mascarillas y pantallas protectoras, y hay dispensadores de hidrogel en todas las aulas que son desinfectadas a diario.

Los niños corren y juegan como si fuera un día normal de vuelta al cole, ríen al reencontrarse con sus amigos y se acercan con timidez a los nuevos para ver si quieren jugar con ellos: una estampa de aparente normalidad dentro de la revolución que ha supuesto también en la enseñanza la pandemia del coronavirus.

Adoración Navarro, directora de la escuela privada infantil Las Acacias desde hace más de 45 años, ha reconocido a Efe la “peculiaridad” de este nuevo curso en el que se ha reducido de “forma considerable” las matriculaciones en la educación no obligatoria.

“Muchos padres se plantean si enviar a sus pequeños o no a estos centros, todo por el miedo al contagio pero hay que pensar también cómo se van a relacionar en el futuro estas criaturas y en sus necesidades sociales”, ha señalado.

Augura que muchas escuelas infantiles desaparecerán ante "la falta de apoyo institucional" y porque, en su opinión, el miedo al coronavirus está ganando la partida a la educación de los más pequeños.

Con el curso recién comenzado, está por ver cómo actuarán de cara a la entrada del otoño, una estación en la que es inevitable que los niños enfermen con pequeños catarros, aunque seguirán las indicaciones pertinentes de la Consejería de Sanidad y Educación.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2021
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD