03-09-2020 / 14:51 h EFE

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Segovia ha decidido encausar a una conductora de autobús que presuntamente abandonó su vehículo en la calzada sin poner el freno, en agosto de 2018, lo que provocó que este circulase sin control calle abajo dejando cinco heridos.

En el auto, que transforma las diligencias previas en procedimiento abreviado, el juez aprecia indicios para juzgar a N. E. P. M. por cinco delitos de lesiones por imprudencia grave.

Con esta resolución, facilitada este jueves por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), el magistrado da un plazo de diez días a las partes para que soliciten la apertura del juicio oral o el sobreseimiento de la causa.

Los hechos investigados se remontan al 14 de agosto de 2018 a las 19:20 horas, cuando un autobús urbano comenzó a circular sin control ni conductor desde la Plaza Artillería, a unos metros del Acueducto de Segovia, por la Vía Roma hasta impactar en un pretil, dejando a su paso cinco personas heridas y siete vehículos dañados.

Según recoge el auto de procedimiento abreviado, con fecha de 2 de septiembre, la investigada conducía este autobús, perteneciente a la línea urbana dos de Segovia, cuando detuvo el vehículo en la parada localizada al comienzo de la Vía Roma, con tres pasajeros dentro.

A continuación, la conductora realizó una llamada al servicio técnico para hacer una consulta sobre una incidencia que marcaba el panel de mandos, y el mecánico le indicó que debía parar el motor y quitar el contacto de la batería.

La investigada abandonó entonces el puesto de conductor sin dejar accionado el freno de estacionamiento del autobús y salió de este para desconectar la batería desde el exterior, según relata el magistrado que firma el auto, Jesús Martínez.

A partir de este momento, el vehículo comenzó a moverse por sí mismo, desplazándose sin conductor por la pendiente descendente, en dirección a la acera opuesta, mientras que la conductora trató de detener el vehículo desde fuera pero sin éxito.

El autobús invadió entonces los dos sentidos de circulación de la calzada, chocó contra el bordillo de la acera opuesta, circuló por ella y chocó contra una farola, un muro de piedra, una señal, y un primer turismo que estaba aparcado, al que llegó a desplazar.

Continuó el vehículo su trayectoria descendente y volvió a chocar contra otra farola y otros seis vehículos aparcados, mientras que también causó "lesiones de distinta consideración" a cinco peatones que caminaban sobre la acera, que necesitaron tratamiento médico.

El que revistió de mayor gravedad sufrió una fractura del tobillo derecho por la que ha tenido que ser operado en dos ocasiones y se encuentra a la espera de una tercera intervención.

Algo más de dos años después y tras "una investigación exhaustiva" según el TSJCyL, el juez ha considerado que "los hechos denunciados pudieran ser constitutivos de cinco delitos de lesiones por imprudencia grave", por los que deberá responder la investigada en una vista oral si así lo solicitan las partes personadas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD