03-09-2020 / 21:49 h EFE

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB), que preside la alcaldesa Ada Colau, ha publicado hoy un decreto 'exprés' en el que insta a Aguas de Barcelona (Agbar) a "recalcular" las facturas emitidas con una lectura estimada y "regularizar la disfunción provocada en el cálculo" de los consumos.

Este decreto llega después de que muchos ciudadanos del área de Barcelona hayan denunciado el notable incremento del importe de sus últimos recibos debido a que durante el confinamiento se realizaron lecturas estimadas y en el siguiente recibo se aplicó la facturación del consumo real.

Las últimas facturas, además, incluyen la nueva tasa de residuos creada por el Ayuntamiento de Barcelona, vinculada al consumo de agua.

En dicho decreto, el AMB exige a Agbar, la empresa que gestiona el servicio metropolitano del ciclo integral del agua y el abastecimiento de agua en baja en los 23 municipios que forman parte del Área Metropolitana, que en la próxima factura de todos aquellos usuarios que se han visto afectados "se proceda a regularizar la disfunción provocada en el cálculo de la cuota de consumo y el resto de conceptos incluidos en la factura del agua por la aplicación del artículo 60 del Reglamento del servicio metropolitano del ciclo integral del agua".

Este reglamento señala que cuando no es posible realizar una lectura real de los contadores -como ocurrió con el estado de alarma- hay dos opciones: pasar una factura con importe 0 y en el próximo período de facturación hacer la lectura real y pasar la actualización, o realizar una lectura estimada en base a la del año anterior y actualizarla en el próximo recibo con la lectura real.

El decreto del AMB emplaza a Agbar a "recalcular las facturas emitidas con un consumo estimado, repartiendo linealmente la diferencia de consumo durante todo el período global de facturación, regularizando la diferencia resultante en la próxima factura".

El decreto viene acompañado de un informe, al que ha tenido acceso Efe, en el que se explica que el estado de alarma provocó la suspensión temporal de la lectura física de los contadores del agua y que durante el período de confinamiento hubo usuarios que tuvieron un consumo "notablemente superior" al registrado durante el mismo período de 2019.

Durante el estado de alarma, pues, se llevó a cabo una facturación de acuerdo a un consumo estimado, por lo que cuando se realizó la lectura real se produjeron "disfunciones en la facturación por un incremento artificial de los tramos de consumo (...), hecho que ha podido provocar un encarecimiento del recibo del agua".

El informe subraya que la situación excepcional que se ha vivido por la crisis del coronavirus ha provocado que los hábitos de consumo de algunos usuarios domésticos se hayan visto alterados por el confinamiento y que la imposibilidad de realizar lecturas reales -en aquellos usuarios que aún no disponen de lectura telemática- ha podido provocar un incremento significativo en la factura del agua una vez finalizado el confinamiento.

Además, el informe reconoce que la situación de excepcionalidad que se ha vivido "ha superado lo previsto en el Reglamento del servicio metropolitano del ciclo integral del agua".

Por tanto, añade, "se tendría que proceder de otra manera, de forma que aquello que paga el usuario por el servicio de abastecimiento y de agua y por el canon del agua se ajuste más a los tramos realmente consumidos si se hubiera podido hacer la lectura de los contadores, y no de acuerdo a un consumo artificial provocado por una regularización de la lectura estimada de un período de facturación al siguiente, sin esperar a que sea el usuario quien haga la reclamación".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD