08-09-2020 / 19:40 h EFE

elas, 8 sep (EFECOM).- El uso más intensivo de internet en los últimos años ha llevado a la Comisión Europea (CE) este martes a abrir una consulta pública sobre la eficacia de sus directrices sobre las ayudas públicas a la banda ancha, con idea de introducir cambios en ese ámbito si es necesario.

La consulta, abierta a todas las partes interesadas, estará disponible hasta el próximo 5 de enero, confirmó la CE en un comunicado.

Se trata de evaluar si las directrices sobre ayudas estatales al despliegue de líneas de banda ancha y las provisiones relevantes del llamado reglamento general de exención por categorías han cumplido sus objetivos, analizar qué impacto han tenido en el mercado y sobre la competencia y determinar si necesitan ser actualizados a la luz de los avances técnicos y costumbres de los usuarios.

Las directrices sobre ayudas públicas a la banda ancha datan de 2013 y, las normas relacionadas del mencionado reglamento de 2014, mientras que las telecomunicaciones han "mejorado significativamente" y "las necesidades de los usuarios se han incrementado", de manera que requieren más banda ancha y mejores parámetros de latencia, disponibilidad y confianza en las redes.

En la consulta pública, se pregunta sobre si las medidas puestas en práctica han servido al interés general y no han distorsionado indebidamente la competencia.

También se cuestiona si la división del mercado en áreas de tres colores (blancas, sin infraestructura; grises, con una infraestructura, y negras, con al menos dos infraestructuras de la misma categoría de banda ancha básica) ha sido eficaz.

Igualmente, se plantea si quedaba lo bastante claro que es indispensable garantizar un acceso efectivo a empresas terceras a una infraestructura de banda ancha subsidiada, y que los precios mayoristas deben ser apropiados para garantizar la competencia y precios minoristas asequibles para los consumidores.

Las directrices de 2013 permiten a los Estados miembros dar apoyo al despliegue de redes de banda ancha si se cumplen ciertas condiciones.

En particular, se permite la inversión pública donde no exista previamente un mercado o donde estas inversiones vayan a mejorar significativamente el mercado en términos de disponibilidad del servicio, capacidad, velocidad y competencia.

De ese modo, la intervención pública se ocupa de llevar la banda ancha a lugares donde no hay interés comercial para invertir, pero al mismo tiempo las directrices buscan proteger las inversiones privadas.

Así, se vigila que no haya ayudas públicas donde vayan a invertir operadores privados o haya planes creíbles de inversión y promoción de una competencia justa mediante procedimientos de selección, neutralidad tecnológica y un acceso abierto a los requisitos.

Por su parte, el reglamento general de exención por categorías (RGEC) de 2014 exime a los Estados miembros de tener que notificar medidas de apoyo al despliegue de redes de banda ancha en áreas en las que no exista infraestructura de la misma categoría, o haya planes creíbles en un futuro cercano (3 años) para desarrollarla, teniendo en cuenta que se cumplan ciertas condiciones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD