13-09-2020 / 21:19 h EFE

La Feria del Libro de Badajoz ha acogido la presentación esta tarde de un informe, editado por el Club Sénior de Extremadura, en el que se alerta de "la grave situación de los jóvenes extremeños", con altas tasas de paro y emigración, una tendencia que si no cambia, colocaría a la región en "un grave riesgo de desertización demográfica".

El informe, elaborado por un equipo de investigadores de las Universidades de Extremadura y de Zaragoza, coordinados por Enrique Hernández Diez, y por encargo del Club Sénior, es el "más exhaustivo de cuantos se han publicado sobre la situación sociolaboral de la juventud extremeña".

El trabajo de investigación fue realizado con anterioridad a la propagación de la pandemia del COVID-19 y, por lo tanto, de las consecuencias económica y sociales de ella derivadas, según recoge el club en un comunicado de prensa.

Contiene gran cantidad de datos estadísticos y de reflexiones sobre las causas y los factores económicos, sociales y ambientales que favorecen la "expulsión" de los jóvenes. En él se evalúan además las políticas administrativas llevadas a cabo para frenar el éxodo juvenil extremeño.

Con el título de "Extremadura, un futuro sin jóvenes sin futuro", se estructura en tres capítulos principales; en el capítulo inicial los profesores de la Universidad Zaragoza, Alessandro Gentile y Ana Lucía Hernández, describen la emigración económica de los extremeños nacidos entre 1983 y 1997, cuando la economía nacional empezó a recuperarse paulatinamente de la zozobra del quinquenio anterior.

Estos jóvenes, a juicio de los autores, están protagonizando una fase histórica en la que la "precariedad" se ha establecido como elemento estructural central en el mercado del trabajo nacional.

También ponen de manifiesto que la emigración joven desde Extremadura es una emigración cualificada de veinteañeros que, tras unos primeros intentos de inserción en el mercado de trabajo local, deciden buscar fuera su primera experiencia laboral estable y de calidad, o prefieren apostar por una inserción profesional más variada y enriquecedora, aunque siguen manteniendo con su tierra de origen fuertes vínculos emocionales.

En el segundo capítulo, con la firma de Enrique Hernández Diez, investigador en la Universidad de Extremadura, y de Jesús Cobián Corrales, personal técnico de la Fundación Universidad-Sociedad de la UEX, se hace un recorrido estadístico de la juventud extremeña en los dos ejes que más repercuten en su situación sociolaboral, el paro y la emigración.

Entre los datos aportados en este informe se señala que Extremadura pierde jóvenes, en edades comprendidas entre los 12 y los 30 años, a razón de 4.400 por año desde el comienzo de la crisis, y que el ritmo de pérdida de jóvenes en edad laboral (entre los 20 y los 39 años) fue de 2.533 anuales entre los años 2011 y 2016.

En todo caso, los autores señalan como "insuficientes" las cifras y las estadísticas disponibles y la necesidad de dedicar más esfuerzos y recursos para el conocimiento puntual de la juventud extremeña.

En el capítulo final, el coordinador de la obra, Enrique Hernández Diez, que fue presidente del Consejo de la Juventud de Extremadura y vicepresidente del Consejo de la Juventud de España, incorpora sus propias reflexiones personales sobre las políticas administrativas llevadas a cabo en la comunidad para frenar el éxodo y el paro juvenil.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD