14-09-2020 / 22:20 h EFE

El Gobierno iraquí propuso este lunes un borrador para los presupuestos federales de este año tras nueve meses de retraso, con un elevado déficit para cubrir las necesidades salariales de los empleados públicos y jubilados de este país azotado por la crisis, y lo entregó al Parlamento para que sea aprobado.

Al término de una reunión del Consejo de Ministros, el portavoz del primer ministro iraquí Mustafa al Kazemi, Ahmed al Mula Talal, dijo en una rueda de prensa que los presupuestos para este 2020 contienen un "elevado déficit" para "garantizar los salarios de los empleados públicos, jubilados y los trabajadores sociales".

El impago de salarios públicos en un país azotado por una crisis económica exacerbada por la pandemia del coronavirus ha sido motivo de protestas en varias provincias de Irak, especialmente en la región del Kurdistán, puesto que el Estado es el mayor empleador del país y da trabajo a un 40 % de la población, según Naciones Unidas.

De acuerdo con Mula Talal, el primer ministro calificó los presupuestos de "simples y excepcionales", puesto que están diseñados para "regular el proceso de endeudamiento interno y externo" y así poder pagar los salarios de los trabajadores.

Los salarios de los funcionarios públicos han llegado a representar el 50 % del gasto público de Irak en los últimos diez años, según datos oficiales.

Según la agencia de noticias oficial iraquí, INA, los presupuestos generales de este año están dotados con 148 billones de dinares (unos 124.300 millones de dólares) y un déficit estimado de 81 billones (unos 68.000 millones de dólares), mientras que los ingresos del país para este 2020 se espera que sean de 67 billones de dinares (unos 56.300 millones de dólares).

Asimismo, el endeudamiento interno y externo previsto en estos presupuestos alcanza los 27 billones de dinares iraquíes (unos 22.700 millones de dólares) para cubrir los gastos públicos, de acuerdo con INA.

La aprobación de los presupuestos de este año ha sido demorada por las protestas populares que empezaron en octubre de 2019 para pedir al Gobierno una mejora de los servicios básicos y el fin de la corrupción, una lacra que, según el actual primer ministro, ha dejado "vacías" las arcas del Estado.

La economía iraquí, además, se ha visto severamente contraída por la crisis del coronavirus y la guerra del crudo entre Arabia Saudí y Rusia y la consecuente caída de los precios, que ha llevado a Irak a ingresar hasta un 40 % menos en exportaciones de petróleo.

Según datos oficiales, casi el 90 % de los ingresos del Estado iraquí proceden de la exportación de crudo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD