18-09-2020 / 12:21 h EFE

Castilla-La Mancha ha tenido un verano (junio-agosto) muy cálido, con una ola de calor y anomalías positivas "suaves" de entre 0,5 y 1,5 grados, y normal en cuanto a precipitaciones, excepto en Molina de Aragón (Guadalajara), donde el periodo estival ha sido seco.

Así lo ha descrito este viernes la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la región, Paloma Castro, en una rueda de prensa en la que ha precisado que el mes más cálido ha sido julio y que solo ha habido una ola de calor, del 30 de julio al 1 de agosto, con lo que, a pesar de todo, ha sido "bastante llevadero".

La temperatura más alta en Castilla-La Mancha en este periodo se ha registrado en Almadén (Ciudad Real), donde llegaron a alcanzarse los 43,7 grados, mientras que Molina de Aragón registró la más baja, 1,2 grados.

Castro ha añadido que, en cuanto a precipitaciones, el verano ha tenido un comportamiento normal en la región, excepto en Molina de Aragón, donde ha sido seco, ya que, aunque ha habido precipitaciones, "la manera de llover no ha sido persistente, sino torrencial".

Asimismo, ha indicado que "lo más reseñable" de la época estival está en un episodio de fuertes tormentas el 11 de agosto, que dejó "granizos del tamaño de pelotas de golf" y que causó efeméride, con 26,6 litros por metro cuadrado entre las 12:00 y las 22:00 horas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD